Alimentación

10 alimentos que nunca deberías comer crudos

65ymás

Lunes 1 de julio de 2019

4 minutos

Contienen sustancias perjudiciales para la salud que se eliminan al cocinarlos

Pollo

Existen algunos tipos de alimentación que promueven el consumo de alimentos crudos, como es el caso del crudiveganismo, una variante del veganismo a la que sus detractores achacan de diferentes déficits vitamínicos a quienes lo practican. Sin embargo, es bien sabido que hay determinados alimentos que pueden consumirse tanto crudos como cocinados, y otros que bajo ningún concepto deberían comerse en su forma cruda. Estos son algunos de ellos:

1. Pollo

Pollo

El pollo crudo suele estar contaminado con Campylobacter, una de las tres bacterias que provocan más infecciones alimentarias. Por este motivo, desde el Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas de Estados Unidos (NCEZID) aconsejan tomar algunas precauciones, como utilizar una tabla de cortar diferente para el pollo crudo, lavar bien los utensilios que se emplean para cortarlo o guardarlo y no colocar nunca otros alimentos en superficies donde haya habido antes pollo crudo.

2. Anacardos

Anacardos

Los acanardos, también llamados nueces de la India o castañas de cajú, son uno de frutos secos más apreciados: tienen un sabor exquisito y están entre los menos calóricos que hay en el mercado. Pero, a diferencia de otros frutos secos que se toman con frecuencia, como las avellanas, los pistachos o las nueces, nunca se comercializan crudos; tampoco con cáscara. La razón se halla en dos sustancias: el ácido anacárdico, que se encuentra en la cáscara y es muy irritante, y el urushiol, un aceite presente en el fruto crudo que provoca reacciones alérgicas.

3. Patatas

Patatas

Existen multitud de formas de cocinar patatas, y aún así, hay quien se arriesga a consumirlas dejando partes, como la piel, cruda, algo que no es una buena idea. Las patatas son ricas en almidón, y su consumo en crudo puede provocar hinchazón abdominal y gases, entre otros efectos adversos gastrointestinales desagradables. Además, si se consumen patatas crudas que han pasado demasiado tiempo en zonas cálidas o húmedas, pueden acabar desarrollando una toxina llamada solanina cuando adoptan una tonalidad verdosa. En esos casos, hay que evitar totalmente el consumo de este tubérculo, dado que la solanina puede provocar intoxicaciones alimentarias.

4. Alubias rojas

Los tipos de alubias y sus beneficios

Esta variedad de legumbre -también llamada habichuela roja y frijol rojo- es muy rica en una lectina llamada fitohemaglutinina. La fitohemaglutinina es una sustancia extremadamente tóxica para las personas; provoca náuseas extremas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. Los expertos en seguridad alimentaria de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) y la Fundación Food-Info señalan que estas alubias, cuando están crudas, contienen entre 20.000 y 70.000 unidades de hemaglutinación (hau), mientras que, cuando están por completo cocinadas, la cantidad de esta lectina desciende a menos de 400 hau. Por eso cocinar las alubias -y hacerlo bien- es tan importante.

5. Yuca

yuca

Eeste alimento básico en la cocina sudamericana, repleto de vitaminas y minerales, contiene también cianuro, una molécula potencialmente letal. Esta sustancia está presente tanto en hojas como en raíces de la yuca cruda, en forma de glucósidos cianogénicos; sin embargo, si se lava, pela y cocina correctamente, es posible consumirla con total seguridad.

6. Salchichas envasadas

Salchichas

No son saludables, pero pueden ser más perjudiciales si cabe si se consumen en crudo a pesar de que sean un producto precocinado. Según la FDA, los perritos calientes pueden estar contaminados con la bacteria Listeria, la cual solo muere al cocinar este alimento. Por ello, es peligroso consumirlos en crudo como si se tratarse de carne de fiambre.

7. Leche cruda

Descubrimos los falsos mitos sobre la leche

La leche que proviene directamente de un animal, como la vaca, y sin pasteurizar, puede contener múltiples bacterias dañinas como la E. coli y la Salmonella, microorganismos conocidos por causar multitud de intoxicaciones alimentarias, algunas de ellas potencialmente letales según el caso. Según la FDA, la leche cruda tiene hasta 150 veces más probabilidades de causar intoxicaciones alimentarias que otros productos lácteos.

8. Almendras amargas

Las almendras ayudan a mejorar los niveles de magnesio (Creative commons)

Las almendras que hay en el mercado son dulces. Se obtienen de un árbol llamado Prunus Dulcis y se comercializan de maneras distintas: fritas, horneadas, al natural, molidas, en láminas... Son el ingrediente estrella de muchos platos tradicionales y uno de los alimentos protagonistas de las mesas navideñas. Pero existe otra variedad: las almendras amargas, que proceden del Prunus Amara. Las almendras amargas, en crudo, contienen amigdalina, una sustancia que, en contacto con el agua (o con la saliva), produce ácido cianhídrico, que podría provocar una letal intoxicación cianhídrica.

9. Harina

tipos de harina (bigstock)

Aunque no es un alimento muy susceptible de ser consumido en crudo, siempre es aconsejable recordar sus peligros cuando no se cocina lo suficiente. Si bien es cierto que son conocidos los riesgos asociados al consumo de huevo crudo, otros elementos de las masas de pastelerías también deberían tenerse en cuenta. Según los CDC y la FDA, este alimento puede haber estado en contacto con microorganismos como la E. coli desde que es extraída del tallo de trigo hasta que llega a las estanterías de los supermercados. Por suerte, cocinarla hace que el peligro desaparezca.

10. Berenjenas

Las berenjenas contienen polifenoles

Como sucede con las patatas crudas, la berenjena sin cocinar también contiene solanina, la toxina capaz de provocar intoxicaciones alimentarias. De hecho, las berenjenas que se recolectan más pronto son las que contienen una mayor cantidad. Cabe destacar, por otro lado, que habría que consumir una gran cantidad de berenjena cruda para sufrir los efectos adversos, pero siempre es más recomendable cocinar esta verdura previamente. Además, se sabe que algunos individuos desarrollan reacciones alérgicas incluso con mínimas cantidades de solanina.

0

No hay comentarios ¿Te animas?