Alimentación

Alimentos en conservas o latas: ¿son peligrosos para la salud?

Teresa Rey

Miércoles 3 de abril de 2019

2 minutos

Consumidos de una forma moderada, estos productos pueden formar parte de una dieta equilibrada

Alimentos en conservas o latas, son peligrosos para la salud (Bigstock)

Una duda que solemos plantearnos a la hora de llenar la cesta de la compra es si resulta saludable tomar alimentos enlatados o en conservas. Actualmente hay mucha oferta en este sentido, sobre todo, pescados o legumbres. El origen de esta forma de conservación surge en el siglo XVIII, de una forma distinta a la que ahora conocemos y solo en botes de cristal. Las latas aparecen más tarde, en el siglo XIX, aunque también eran algo diferentes a las que tenemos ahora, pero cuya finalidad era la misma, conservar los alimentos.

Ahora se han mejorado los procesos y aunque los expertos aconsejan siempre comer productos frescos como primera opción y según se recomienda en la dieta mediterránea, también matizan que tomar alguna conserva o lata no es nocivo y pueden formar parte de una alimentación equilibrada, siempre que se consuman con moderación. También destacan que no son alimentos ultraprocesados, ya que estos se someten a otras técnicas.

Sal y azúcar

El principal inconveniente de los alimentos en conservas es la cantidad de sal o azúcar que contienen, dependiendo del caso, así como otros conservantes. No obstante, no todas son iguales, por eso debemos fijarnos bien en las etiquetas antes de adquirirlas.

De todas formas, ese líquido que encontramos en los alimentos en bote, sobre todo, en el de las legumbres se puede eliminar con facilidad. Lo que hay que hacer es verterlas sobre un colador y enjuagarlas con agua abundante para eliminar todo rastro de sodio u otros elementos, y a continuación podremos cocinarlas.

Pescados, legumbres y frutas

Los especialistas indican que ingerir estos alimentos no implica un riesgo para la salud aunque, insisten, siempre sin abusar de ellos. En el caso de los pescados, lo ideal es comprarlos “en aceite de oliva virgen”, y hay que fijar bien que indique “en” y no “con”, explican desde la Fundación Alimentación Saludable. Porque en el primer caso se aclara que solo contiene este ingrediente, mientras que el segundo quiere decir que es secundario, por lo que no ofrecerá los mismos beneficios.

Las conservas de pescado en aceite de girasol no son recomendables porque implican un aporte demasiado elevado de ácidos grasos omega 6, y en la alimentación se debe buscar un equilibrio entre éste y el omega 3. Las conservas en salsa de tomate son menos aconsejables porque poseen más componentes poco saludables como azúcar u otras sustancias.

En cuanto a las legumbres en bote son una buena opción, especialmente cuando solo contienen agua y sal para su conservación. Ahora bien, si incorporan algún aditivo más quedaría eliminado en el proceso de enjuagado antes de cocinarlas. Además, conservan sus propiedades nutricionales. Hay que tener claro que cuanto más se añade a una conserva más aditivos tiene, de modo que las latas que contienen chorizo, panceta… presentarán más sustancias nocivas y que es necesario reducir en nuestras ingestas.

Otros productos como las verduras u hortalizas en lata o bote también se pueden consumir ocasionalmente. Normalmente, al agua en el que se cocinan previamente y que se emplea en la conserva procede de la cocción por lo que preservan sus cualidades nutricionales igualmente. A pesar de ello, debemos aplicar la recomendación de lavarlas antes de consumirlas.

Las frutas en este formato poseen una cantidad extra de azúcar, algo que deberemos valorar e intentar que no sean una opción habitual en nuestros postres.

0

No hay comentarios ¿Te animas?