Alimentación

Dieta alta en proteínas para personas mayores: ¿qué alimentos incluir?

Mariola Báez

Martes 2 de abril de 2019

2 minutos

La ingesta en cantidades correctas de este macronutriente ayuda a evitar la pérdida de masa muscular

Dieta alta en proteínas (bigstock)

Junto a los hidratos de carbono y las grasas, la proteína es el tercer macronutriente que no puede faltar en una dieta equilibrada. Es básico en cualquier etapa de la vida, porque de ella depende la formación y el buen estado de músculos, huesos y tejidos que forman el organismo.

Es la composición de la proteína lo que hace que resulte indispensable en una dieta saludable. En ella se encuentran los aminoácidos, algunos llamados esenciales porque nuestro organismo no puede producirlos ni sintetizarlos y han de ser ingeridos directamente a través de los alimentos.

Según señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), las proteínas deben suponer entre un 10% y un 15% del total de macronutrientes de la dieta. Las cantidades exactas siempre van a depender de las características específicas de cada persona, aunque se considera que lo ideal es la ingesta de entre 0,8 gramos y 1,25 gramos/kilo al día para cubrir las necesidades proteicas del organismo. En este sentido, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) apunta a que, con el paso de los años, es importante mantener esas cantidades de proteína (o incluso incrementarlas) para prevenir, entre otras enfermedades, la sarcopenia, es decir, la pérdida progresiva de masa muscular.

Controlar la ingesta de proteínas en la dieta es siempre importante. Su carencia, en una persona mayor, puede contribuir a un deterioro de la musculatura y a la pérdida de fuerza, algo que deriva en fragilidad; mientras que su exceso también podría tener, como consecuencia, una sobrecarga para los riñones, algo que hay que tener en cuenta especialmente en personas que puedan presentar alguna patología renal, tal como apunta el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Qué alimentos son fuente de proteína

Este macronutriente está presente en alimentos de origen animal y vegetal. En el primer grupo se encuentran: los distintos tipos de carnes y pescados, el huevo, la leche y derivados. En cuanto a la proteína de origen vegetal, hay dos tipos de alimentos que destacan frente al resto: las legumbres y los frutos secos, aunque también podemos encontrarla en frutas, verduras y cereales.

En algunos de estos alimentos destaca la proteína de alto valor biológico, aquella que aporta todos los aminoácidos esenciales para el organismo. Las carnes de vacuno magras, con bajo contenido graso, y las llamadas carnes blancas, especialmente pollo y pavo, son una fuente extraordinaria de este tipo de proteínas.

Entre las recomendaciones para alcanzar un nivel proteico adecuado, los nutricionistas señalan que lo ideal es combinar al 50% la ingesta de proteína de origen animal con aquella de origen vegetal, destacando la importancia de las legumbres en la dieta.

Los expertos recuerdan que, en ocasiones, las personas de edad avanzada, por causas como la pérdida de apetito o por problemas relacionados con la deglución como la disfagia, tienden a reducir la ingesta de proteínas, algo que siempre debe evitarse siguiendo una dieta apropiada, elaborada por un médico endocrino o un dietista-nutricionista.

0

No hay comentarios ¿Te animas?