Alimentación

¿Es cierto que el estómago se ensancha si como mucho?

Rosa María Torres

Sábado 6 de julio de 2019

2 minutos

Es un mito muy popular. Comer más no te hará el estómago más grande. Te contamos por qué

El estómago no se ensancha si comes mucho (bigstock)

El estómago es un órgano muy elástico y sus paredes están formadas principalmente por dos capas musculares, de modo que cuando el alimento entra en él, se relaja adaptándose a la cantidad ingerida, llegando a dilatar 80 veces su tamaño y llegando a almacenar aproximadamente 4 litros de alimentos.

Una vez que el estómago se vacía, vuelve a su volumen natural. Por lo tanto, por mucho que comamos el estómago no cambia su tamaño y grosor. Lo que sí es cierto es que al ser un órgano muy adaptable, las personas que están acostumbradas a comer grandes cantidades de comida normalmente habitúan al estómago a distenderse más de lo normal, condicionando una menor sensación de saciedad. Estos individuos son capaces de ingerir mucho volumen sin tener las molestias ni la saciedad que tendrían otros.

Mujer tocándose el estómago (bigstock)

Por lo tanto, el estómago no se hace más grande si comemos más. O mejor dicho, sí crece; pero de forma momentánea. Por suerte, es un órgano en constante aprendizaje al que podemos educar para que se adapte a determinadas situaciones y nuevas rutinas.

En este sentido, debemos tener en cuenta que no hay "soluciones milagrosas" cuando se trata de bajar de peso. Sin embargo, para intentar vencer la ansiedad y que el estómago vaya acostumbrándose a cantidades más pequeñas lo ideal es consumir poca cantidad, poco a poco, a lo largo del día. De esta manera, acostumbraremos a nuestro cerebro y estómago a consumir comidas más pequeñas.

¿Cuánto tarda el estómago en hacer la digestión?

En función de lo que comemos, así funciona el estómago. Una vez que ingerimos alimento, el cuerpo tarda unos diez minutos en dar la orden de "vaciado". Si el vaciado gástrico no se hace de forma adecuada, puede producir síntomas molestos como dispepsia, ardor y gases, entre otros.

Pero la digestión van en paralelo a lo que comemos. Por ejemplo, los hidratos de carbono tienen una digestión muy fácil. Tanto es así que se estima que en 30-35 minutos, comienzan ha abandonar el estómago. Por su parte las grasas, pueden tardar más de una hora dando lugar a las digestiones pesadas.

¿Cómo podemos sentirnos saciados sin comer mucho?

Para poder llegar a sentir saciedad, con menos comida, debemos comer en un tiempo más prolongado con trocitos más pequeños y, ante todo, masticar adecuadamente. Si nosotros aprendemos a comer despacio, en porciones adecuadas y no en exceso, nunca vamos a quedarnos con hambre. La clave está en tomarnos tiempo para comer. Disfrutar de la comida sin "engullir".

0

No hay comentarios ¿Te animas?