Alimentación

Los cuatro alimentos cotidianos más salados que debes limitar

Rosa María Torres

Lunes 16 de marzo de 2020

2 minutos

El pan, por ejemplo, contiene mucho sodio. Una sola rebanada puede contener hasta 400 mg.

Los cuatro alimentos cotidianos más salados (bigstock)

La mayoría de los médicos y nutriologos recomiendan reducir en la dieta el consumo de sodio, porque se relaciona con hipertensión, osteoporosis y hasta infarto cerebral. Hay muchos alimentos que no imaginamos que esconden demasiada sal. Teniendo en cuenta la recomendación de la Organización Mundial de la Salud: recomienda reducir el consumo de sodio en los adultos a menos de 2 g/día (5 g/día de sal).

Debemos tener muy en cuenta que el sodio no solo está presente en la sal de mesa, sino también de forma natural en muchos de los alimentos que tomamos día a día, como la leche, la nata, los huevos, la carne y los mariscos. Y en cantidades mucho mayores en los alimentos procesados, como panes, galletas saladas, carnes procesadas como el tocino y aperitivos, entre otros muchos. Así como en condimentos como la salsa de soja, la salsa de pescado y los cubitos o pastillas de caldo.

Pero, ¿cuáles son los más salados? Según un estudios promovido por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) los embutidos, panes, quesos y platos preparados están en el ojo del huracán.

Embutidos

De todos los que hay en el mercado, el jamón curado es el que más cantidad de sal lleva. Detrás de él, están el chorizo, el salchichón y el fuet. Los cocidos tampoco se libran y destacan el jamón, el pavo y las salchichas.

Una alternativa sería desalar el jamón poniéndolo en remojo varios días antes. Para el resto de alimentos nombrados se aconseja su consumo solo de forma esporádica. Por ejemplo, en lugar de comer un bocadillo de salchichón, la opción saludable sería un bocata de queso fresco, atún o directamente una fruta.

El embutido es muy salado (bigstock)

Panes

Los panes más salados son el blanco, el de molde blanco y el tostado. Aunque, el sector de la panadería ha reducido el porcentaje de sal utilizado en su elaboración.

Quesos

De todos los lácteos, los quesos son los alimentos más salados, entre ellos el manchego, el fundido y los quesos frescos, los tres más consumidos. Por eso, los nutricionistas quieren mentalizarnos en que este producto es un "capricho" y no algo que debamos de forma diaria.

Platos preparados

Hay que evitar en la medida de lo posible las comidas preparadas. Por ejemplo, si no tienes tiempo de cocinar todos los días, cuando lo hagas incluye más cantidad y congela lo sobrante. Así evitarás caer en la tentación de la comida procesada.

Platos procesados (bigstock)

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?