Alimentación

Plan de ejercicios para mejorar la digestión de los alimentos

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Viernes 28 de junio de 2019

2 minutos

Caminar después de las comidas o tener una buena postura corporal te ayudan a hacer la digestión

Plan de ejercicios para mejorar la digestión

Hacer mal la digestión a veces conlleva una serie de molestias que pueden acompañarte durante varias horas, como ardor o acidez de estómago, náuseas, presión abdominal, flatulencias e incluso vómitos. Para prevenirlo, se aconseja reducir la presencia de grasa en tu alimentación, dar prioridad a los ingredientes ricos en fibra, tomar fruta entre horas, masticar bien, comer despacio y, por supuesto, hacer ejercicio físico con regularidad.

Y no solo hablamos de dar un paseo después de la comida, que también te ayuda a combatir el colesterol y el estrés, sino incluir en tu entrenamiento diario una rutina de ejercicios diseños especialmente para facilitar la digestión, técnicas de suma utilidad para aquellas personas para las que este proceso es toda una odisea. ¡Toma nota!

Ejercicios para mejorar la digestión

Ejercicio 1

Este ejercicio se realiza tumbado sobre una esterilla, con los brazos abiertos, los pies juntos y las rodillas dobladas. Exhala un poco de aire y, al mismo tiempo, deja caer las piernas a un lado del costado. Inhala y regresa a la posición inicial mientras vuelves a exhalar. Cambia de lado de manera alterna y mantén la posición de flexión durante varios segundos y respiraciones.

Ejercicio 2

Ahora, sentado sobre una silla, con las piernas ligeramente separadas y los pies bien apoyados en el suelo, coloca los brazos delante del cuerpo como si estuvieras dando un abrazo y gira el torso hacia un lado. Vuelve a la posición inicial, sin bajar los brazos, y gira hacia el otro lado, siempre con movimientos lentos. Haz cinco o seis repeticiones con cada lado.

Ejercicio 3

Siéntate en el suelo, sobre las piernas y los talones, como si fueras a rezar. Después, dobla el cuerpo hacia adelante, acercando la cabeza a las rodillas lo máximo posible. Intenta que la espalda siempre esté recta y estira los brazos al mismo tiempo todo lo que tu flexibilidad te permita.

Ejercicio 4

Entre los beneficios que las sentadillas proporcionan a nuestro organismo, se encuentra mejorar el proceso de digestión. Solo tienes que apoyarte en una mesa o en el respaldo de una silla, abrir las piernas hasta que queden paralelas a la cadera y bajar suavemente un máximo de diez veces. Si quieres que sus efectos se vean potenciados, intenta elevar los talones e inclinarte un poco hacia adelante.

Ejercicio 5

Por último, túmbate boca arriba sobre una esterilla, con los pies apoyados en el suelo y los brazos extendidos a ambos lados del tronco. A continuación, eleva los glúteos e intenta que el cuerpo quede lo más recto y tenso posible para mejorar el flujo sanguíneo y, por lo tanto, la digestión.

0

No hay comentarios ¿Te animas?