Alimentación

¿Qué opciones de pan sin gluten existen?

Ruth Macarrón

Viernes 3 de mayo de 2019

2 minutos

Hay muchas variedades aptas para celiacos e intolerantes al gluten

Pan sin gluten (Bigstock)

Cada vez son más las personas diagnosticadas de celiaquía o intolerancia al gluten, la proteína que encontramos en la semilla de muchos cereales como el trigo, la cebada o el centeno. Y aunque las opciones son cada vez mayores, y ya es posible encontrar hasta torrijas o cachopo para celiacos, el pan sin gluten es el primer escollo con el que se encuentran los recién diagnosticados. Te contamos cómo se puede seguir consumiendo este alimento básico en nuestra dieta, a pesar de las intolerancias.

Pan sin gluten: ¿qué harinas se pueden usar?

Tradicionalmente, el pan se ha elaborado con harina de trigo, refinada o integral. Con el auge de las nuevas panaderías es posible encontrar en nuestras ciudades panes de mucha calidad, elaborados con masa madre, pero casi ninguna de sus recetas son aptas para celiacos. El gluten está presente en el trigo, la espelta, la cebada, el centeno y en algunos tipos de avena. Aunque su nivel nutricional no es muy alto, posee unas características que lo hacen casi imprescindible para elaborar pan y repostería, porque aporta volumen y esponjosidad a las masas.

El pan sin gluten más común que encontramos en panaderías especializadas es el de maíz y arroz, siendo el primero el más habitual hasta en los supermercados. Es ideal para los desayunos y su elaboración es muy sencilla, por lo que también puedes probar a preparararlo tu mismo en casa.

Nuevos ingredientes para elaborar pan sin gluten

Otras harinas con las que es posible preparar pan sin gluten son las de algunas legumbres, como la soja, los garbanzos o las lentejas (el pan de lentejas es un básico en la comida india). En la actualidad también lo encontramos elaborado con los llamados pseudocereales, como pueden ser el amaranto, el teff o la quinoa y otros cereales libres de gluten como el sorgo o el mijo. Este tipo de fórmulas además suelen estar enriquecidas, para hacerlas no solo más atractivas si no más saludables.

Son panes de calidad, con un gran contenido en fibra y en grasas insaturadas (las grasas buenas), que pueden ayudarte a regular tus niveles de colesterol y prevenir enfermedades cardiovasculares, además de vitaminas y otros minerales, por lo que resultan una opción perfecta tanto para celiacos como para personas sensibles al gluten o que quieren cuidar su alimentación.

0

No hay comentarios ¿Te animas?