Alimentación

Curiosidades sobre la mostaza y beneficios de su consumo en personas mayores

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Domingo 1 de marzo de 2020

1 minuto

Estas semillas forman parte del recetario tradicional desde la Antigua Grecia

¿Conoces las propiedades y curiosidades sobre la mostaza?
Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Domingo 1 de marzo de 2020

1 minuto

A la hora de referirnos a la mostaza debemos hacer mención a una planta herbácea que suele crecer en zonas mediterráneas y cuyas semillas sirven para elaborar la famosa salsa, cuya principal característica es su curioso e intenso sabor.

Pero no es la única singularidad que posee este condimento, pues también ha demostrado las numerosas propiedades que puede aportar a la salud de los consumidores, también en las personas mayores. Por todo ello, hoy descubriremos qué se esconde detrás de la mostaza, que está ligada a la cultura culinaria occidental desde los tiempos de la Antigua Grecia.

Algunas curiosidades 

Una de las afirmaciones que quizás pocos conozcan es que su nombre proviene de la palabra mosto. Para descubrirlo nos remontamos a la civilización romana, donde se empleaban las semillas de la mostaza negra para que el zumo de uva conservara sus propiedades durante más tiempo. De ahí que en sus inicios fuese un ingrediente que se usaba para dar un sabor más característico al mosto fermentado y que cogiera la denominación de la palabra latina mustum ardens, que significa mosto ardiente.

Pero este no fue el único uso que recibió la mostaza en sus comienzos, ya que a modo de pasta servía para curar los quesos. Por ejemplo, la variedad moretum, que se unta en pan.

A día de hoy, se trata del ingrediente principal de una de las salsas más conocidas, sobre todo para acompañar carnes, y que se consume de forma habitual en muchos países de nuestro entorno. Es el caso de la conocida mostaza de Dijon en Francia o la típica inglesa, cuya reconocible receta se elabora con granos negros y blancos a los que se les añade cúrcuma para darle un toque diferente.

Estas son solo algunas de las recetas que se elaboran con las cerca de 40 variedades diferentes que hay de mostaza. Sin embargo, en la cocina actual se usan, sobre todo, las especies de mostaza negra, blanca y marrón. 

¿Conoces las propiedades y curiosidades sobre la mostaza? Descubre cómo puede ayudar a los mayores

Usos en la cocina

Pero para llegar a la mesa tiene que pasar por un proceso de elaboración que parte de la misma semilla. Este comienza triturando los granos, donde se encuentran los dos componentes esenciales de este alimento: la mirosina y el mironato. Estos son los responsables de que la molienda produzca ese regusto picante tan característico.

A partir de este momento, para obtener la mezcla más conocida, la que compramos en los supermercados, lo que se hace es elaborar un preparado con las semillas (tanto en grano entero como machacadas o en harina) y sazonarlas con vinagre y otros ingredientes necesarios como agua, otras especias, almidón, aditivos, conservantes y colorantes.

Una vez en la cocina, los usos que se le dan a la mostaza son muy distintos en relación al plato que se vaya a preparar. Así pues, para una salsa caliente que acompañe pescados, lo bueno es añadirla justo al final, con la sal, para que el calor no acabe con su aroma tan especial. La variedad francesa con un toque de vinagre se suele servir con la carne y si, además, le añadimos una cucharada de miel, se obtendrá una vinagreta un tanto diferente para las ensaladas. 

¿Conoces las propiedades y curiosidades sobre la mostaza? Descubre cómo puede ayudar a los mayores

¿Tiene propiedades saludables?

Pese a que pueda parecer lo contrario, la mostaza en su estado más natural apenas contiene azúcares por lo que es muy baja en calorías. De lo que sí abunda en su composición es de vitaminas como la A, las del grupo B y la C, así como minerales (sodio, hierro y potasio) y proteínas de calidad que aportan al organismo los aminoácidos que por sí mismo no puede sintetizar. Pero hay mucho más en un plano saludable que resulta de interés para las personas mayores: 

  • La mostaza tiene efectos antioxidantes, además de ser antiinflamatoria para tratar algunos trastornos que afectan a nuestro sistema inmunológico. 
  • Los ácidos biliares presentes en las hojas de mostaza actúan favoreciendo la reducción del colesterol en la sangre, al tiempo que cuidan la salud cardiovascular. 
  • Puede parecer increíble, pero estas semillas tienen también melatonina, la hormona que regula los ritmos de sueño y vigilia, por lo que es aconsejable para un descanso nocturno de lo más reparador. Y no solo eso, sino que actúan como laxante natural (en su forma de color blanco), estimulan el apetito, ayudan a reducir el estreñimiento y son compañeras de una óptima salud visual. 
  • En procesos gripales y catarrales, la mostaza puede servirnos como aliada para liberar las vías respiratorias, mejorar una garganta dolorida o aliviar el dolor de cabeza asociado a estas patologías tan comunes. 
  • Por último, el aceite esencial de mostaza puede tener un efecto antibiótico que, sobre todo, actúa con ciertas bacterias dañinas para nuestro intestino. 
Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?