Salud

Cómo apoyar a los familiares de pacientes oncológicos: consejos básicos

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Sábado 22 de febrero de 2020

3 minutos

Una patología como el cáncer también afecta a todo el entorno personal del enfermo

Cómo apoyar a los familiares de pacientes oncológicos: consejos básicos

Cuando uno recibe un diagnóstico médico grave, es fundamental el apoyo de los seres queridos para sobrellevar de la mejor manera posible esta dura prueba que le ha puesto la vida. Es el caso, por ejemplo, de los pacientes oncológicos que deben someterse a un largo tratamiento, en algunos casos, y donde las dudas sobre el final (feliz o no) de la enfermedad son recurrentes. De ahí que sea de suma importancia contar con el apoyo de familia y amigos. 

Unos familiares que, aunque no vivan en su propio cuerpo los estragos de dicha patología sí que ven trastocada toda su vida. Es por ello que también resulta aconsejable ayudar a las personas que tienen un padre, una madre, una hermano, una pareja o un hijo sufriendo por dicho diagnóstico. Estos son algunos consejos básicos para estar a la altura en los duros momentos. 

Cómo apoyar a los familiares de pacientes oncológicos: consejos básicos

También necesitan apoyo durante la enfermedad

Puede que no les haya tocado a ellos y que no tengan que superar las sesiones de quimioterapia, pero los familiares y personas que están al cargo de pacientes oncológicos también experimentan, de otra manera, el peso de la enfermedad. Y es que además de cuidar a una persona enferma, tratando de evitar que caiga en un estado depresivo, ellos también tienen sentimientos encontrados. Situaciones de miedo, impotencia o incertidumbre al no saber a ciencia cierta si su ser querido se recuperará. 

Por eso, cuando se asume el rol de cuidador es importante poner en práctica algunos buenos consejos para evitar que el cáncer también le arrastre en un plano negativo. Recomendaciones que pueden partir de uno mismo o de otra tercera persona que le apoye. Así pues, en este último caso es importante, como remarcan desde la Asociación Española Contra el Cáncer (@aecc_es), hacer comprender a la persona que debe ser realista y afrontar que se trata de una enfermedad donde cada paso es importante.

Un largo proceso donde el familiar tiene todo el derecho (y no sentirse culpable por ello) de flaquear, derrumbarse o venirse abajo en ciertos momentos. Ahí contará con el apoyo de otras personas que, de la misma manera, le recordarán que no debe abandonarse al pesimismo. En este caso es bueno que el familiar del paciente oncológico tenga momentos para distraerse del problema que tiene en casa. Y es que no todo y todas las conversaciones deben girar las 24 horas del día alrededor de la palabra cáncer. 

Entre estos consejos también es clave hacer ver a la otra persona que la enfermedad también supondrá un desgaste no solo emocional, sino también físico. De ahí que sea importante pedirle que se cuide, que mantenga una alimentación sana, haga algo de ejercicio para despejar la mente e intente descansar siempre que pueda. En este punto es bueno ofrecerle toda la ayuda que sea posible con ciertas tareas u obligaciones que tenga (en casa, con los niños, el trabajo...). Debe aprender a delegar y saber pedir ayuda cuando la precise.

Y es que los problemas de salud que ya pueda tener de antemano la persona que cuida a un paciente oncológico pueden empeorar durante este tiempo o bien aparecer otros nuevos por la falta de atención a uno mismo. 

Cómo apoyar a los familiares de pacientes oncológicos: consejos básicos

Tampoco está de más que durante la enfermedad, la persona que tiene a su cargo un familiar con cáncer pueda encontrar apoyo o consuelo en lugares y asociaciones específicas donde pueda hablar con otras personas en su misma situación. Incluso contar con el asesoramiento profesional de un equipo de psicólogos o terapeutas

Por último, otra de las pautas básicas para acompañar a los familiares de enfermos oncológicos es en relación a la cuestión económica. En ciertas ocasiones, el tratamiento trae consigo costes en materia de transporte, traslados o ayuda en el hogar. Incluso puede que el cuidador pida una excedencia o deje su trabajo para encargarse de la persona que está pasando por dicho trance de salud. Llegados a tal punto es reconfortante tener el respaldo de amigos u otros familiares cercanos a la hora de ofrecerle dinero. 

¿Cómo afrontar el final menos deseado?

Si, desgraciadamente, es inminente el fallecimiento del paciente por la enfermedad, es importante que los familiares que le acompañan en estos momentos mantengan el respeto y la honestidad necesarias para despedirse de él. Tras el duro momento será el turno del apoyo al familiar que ha perdido al ser querido con otra serie de recomendaciones aportadas por la Asociación Española Contra el Cáncer: 

  • Trasladar a esta persona que pasará por una fase de duelo que es diferente, en cuanto a su intensidad y duración, en cada caso. Y en el camino, uno mismo puede hacer mucho por intentar volver poco a poco a la normalidad.
  • Siempre que lo necesite es bueno hablar de ello, de sus sentimientos, de la muerte o de la persona fallecida con naturalidad. Eso sí, siempre que no derive en una espiral obsesiva que no le permita avanzar y retomar su vida. 
  • Durante el acompañamiento es bueno aconsejarle que no tome decisiones precipitadas, sobre todo si son vitales, que pida ayuda a los que le rodean (y a profesionales), que intente descansar y que se cuide en un plano físico y emocional
0

No hay comentarios ¿Te animas?