Avances

Una investigación ha descubierto que la celiaquía podría curarse gracias a la nanopartícula gliadina

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 16 de marzo de 2020

4 minutos

Es una glucoproteína presente en el trigo y los cereales, que interviene en la formación de gluten

Una investigación ha descubierto que la celiaquía podría curarse gracias a la nanopartícula gliadina

La gliadina es una glucoproteína que se halla presente en el trigo y los cereales, y junto con la glutenina, otra proteína, dan lugar a la formación de gluten. El análisis de anticuerpos antigliadina se realiza como parte de una evaluación de la enfermedad celíaca. Esta es una afección autoinmune en la que el sistema inmunológico percibe de forma errónea al gluten, de modo que lo considera un elemento extraño y actúa contra él. Partiendo de esta base un equipo de investigadores de la Universidad de Helsinki en Finlandia ha constatado que las nanopartículas que contienen gliadina podrían permitir que los celíacos puedan tener una dieta normal de nuevo.

Reprogramar el sistema inmune

El proyecto, en el que trabaja el doctor Tobias Freitag junto al grupo de investigación del profesor Seppo Meri del Programa de Investigación de Inmunología Traslacional, se ha basado en el desarrollado y verificación de la utilización de nanopartículas con la citada proteína para el tratamiento inmunomodulador de la enfermedad celíaca con resultados preclínicos en ratones.

En la celiaquía se produce una pérdida en la tolerancia a la gliadina por una alteración en la regulación de los linfocitos T específicos dentro de dicha proteína en el sistema inmune, y esto genera una destrucción de la mucosa intestinal. Si se tiene predisposición a esta patología es probable sufrir una pérdida de la tolerancia inmune a la gliadina en cualquier etapa de la vida en la que se desarrolle.

La investigación lo que ha demostrado, no obstante, es que es posible reprogramar el sistema inmune en los pacientes celiacos de modo que sus linfocitos T toleren de nuevo el gluten. En concreto, se inyectaron nanopartículas de gliadina de 500 nm, absorbibles, esféricas (Timp-Glia) en la sangre de ratones con tres modelos distintos de celiaquía. Así descubrieron que redujeron “significativamente” los marcadores de activación de células T específicas de gliadina, inflamación y daño tisular. Este tratamiento indujo a su vez perfiles de expresión génica asociados con la intolerancia inmune.

De esta manera, los científicos consideran que un abordaje de la celiaquía con estas nanopartículas podría conducir a su cura. Esto es así porque al restaurar la alteración inmune, las personas afectadas podrían volver a comer productos con gluten sin ningún problema para su organismo.

Pan libre de gluten

Otras investigaciones

En la actualidad hay otros tratamientos que están en fase de investigación. Durante un tiempo la empresa biológica ImmusanT, estuvo inmersa en la creación de una vacuna para abordar este trastorno. Tras varios años dedicados a este proyecto, el año pasado anunciaron que dejaban de trabajar en Nexvax2 , la vacuna de la celiaquía, al “no ofrecer resultados significativos de protección frente a la exposición al gluten de celiacos en comparación con el placebo”, tal y como transmitieron en un comunicado.

De forma paralela se están investigando otros fármacos. Uno de ellos se basa en la zonulina, una proteína que modula la permeabilidad de las uniones entre las células de la pared del tubo digestivo. Se encuentra involucrada en la inmunidad innata intestinal y sobreexpresada en algunas enfermedades autoinmunes, una de ellas la celiaquía y también la diabetes tipo 2. Su descubrimiento se produjo en el año 2000 por el doctor Alessio Fasano y su equipo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland. Su conocimiento ha arrojado luz a la hora de entender determinadas patologías, sobre todo las relacionadas con el sistema autoinmune y específicamente las vinculadas con la permeabilidad del intestino.

Otros estudios se centran en la quimiotina que pertenece a la familia de las citocinas, unas minúsculas proteínas que modulan el sistema inmunitario y que son vitales en migración y movimientos celulares. Además regulan el desarrollo de órganos linfoides, diferenciación de linfocitos T, intervienen en la metástasis celular, y se ha constatado que poseen una función neuromoduladora.

Al mismo tiempo, se han realizado ensayos clínicos experimentales con acetato de larazótido (AT-1001), desarrollado por la compañía americana Alba Therapeutics, según se especifica en el documento Inmunoterapias experimentales para la enfermedad celíaca, un modelo de autoinmunidad inducida por la dieta.

Verdades y mentiras sobre la celiaquía

Dieta sin gluten

De momento, a día de hoy aunque las investigaciones para la enfermedad celiaca siguen su curso, no existe un tratamiento específico. El único que se ha demostrado eficaz es el de mantener una dieta estricta diaria que no contenga esta sustancia. Esto supone que no se puede consumir cualquier producto que contenga harinas de trigo, centeno, cebada o avena.

La eliminación de la dieta de estos artículos es a veces complejo pues la industria alimentaria utiliza las harinas en la elaboración de muchos de ellos. Es por ello que el colectivo celiaco está continuamente expuesto a contaminaciones incontroladas de gluten en los alimentos que ingieren. Por este motivo, las personas afectadas por este problema tienen grandes dificultades para llevar a cabo una dieta estricta sin gluten, de modo que en muchas ocasiones se ven obligados a reducir sus actividades y limitar la variedad de alimentos que pueden consumir. Aunque cada vez hay más concienciación, encontrar productos libres de gluten constituye muchas veces todo un reto para los afectados, además de que en ocasiones suelen tener un coste más elevado.

0

No hay comentarios ¿Te animas?