Salud

Bultos de grasa, ¿deben preocuparnos?

Olga Selma

Foto: Bigstock

Jueves 17 de septiembre de 2020

2 minutos

Los lipomas o bultos de grasa bajo la piel suelen preocupar, pero la mayoría son inofensivos

Bultos de grasa, ¿deben preocuparnos?

Los lipomas son bultos de grasa que crecen debajo de la piel. Son inofensivos, no causan dolor y no suelen necesitar ningún tratamiento

Por lo general, los lipomas son nódulos pequeños y suaves en un inicio, cuyo tamaño no supera los 3 centímetros; aunque con el tiempo, crecen lentamente, pueden alcanzar los 10 centímetros. Si los tocamos, pueden moverse ligeramente debajo de la piel ya que son blandos. Lo más frecuente es que aparezca uno aislado, pero un 2-3 % de los personas tienen más de uno al mismo tiempo.

Las causas

No existe un elemento específico que pueda desencadenar la aparición de estas lesiones benignas, más comunes en personas comprendidas entre los 40 y 60 años, pero se pueden nombrar algunos factores que aumentan el riesgo de padecerlos.

Un golpe o lesión puede propiciar el crecimiento de una tumoración, que al pasar el tiempo no desaparece. La obesidad es otro factor, ya que cuanta mayor grasa hay en el cuerpo, más aumentan las probabilidades de que surjan bultos, aunque las personas delgadas podrían padecerlos también. Otra de las causas que los expertos relacionan con los lipomas son las enfermedades del hígado o aquellas relacionadas con altos niveles de glucosa en la sangre, como la diabetes. Y se ha encontrado también una relación entre el consumo excesivo de alcohol y el desarrollo de este tipo de quistes.

Si bien distintos tipos de lipomas, según sus características moleculares y morfológicas, el tipo más común aparece debajo de la piel de los hombros, el pecho, la espalda, el abdomen o las axilas. Y en algunos casos, puede aparecer en las piernas, con más profundidad, o en un músculo.

Estos bultos bajo la piel también pueden ser quistes. En el caso de un quiste epidérmico, se trata de una lesión encapsulada con un contenido blanquecino que no es grasa sino queratina, tal y como indica la Clínica Eguren

Lipomas o bultos de grasa bajo la piel

Tratamiento

En la mayoría de los casos, los lipomas no necesitan ningún tratamiento. Aunque su médico puede observarlo en los chequeos regulares para ver si presenta cambios. Si hay dudas, el diagnóstico puede confirmarse con una radiografía y alguna otra prueba de diagnóstico por imagen como una resonancia magnética. El único punto delicado es descartar que se trate de un liposarcoma, un cáncer de células grasas, que presenta un aspecto parecido al del lipoma. Por ello, debemos prestar atención y consultar con el médico si el bulto es doloroso, rojo o está caliente; o es duro y no se mueve. Si su crecimiento es demasiado rápido también es conveniente consultar con un especialista.

El tratamiento predominante para el lipoma es su extirpación mediante cirugía. Lo más probable es que el lipoma no vuelva a crecer después.  En general se extirpan aquellos bultos cuya localización produce alguna dificultad o dolor por el lugar donde se encuentra, aunque también pueden extraerse por motivos estéticos.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?