Cuídate

Cuáles son las principales aplicaciones de ozonoterapia en estética

Teresa Rey

Domingo 21 de abril de 2019

3 minutos

Se emplea para rejuvenecer y revitalizar las células y para trastornos circulatorios como varices

Cuáles son las principales aplicaciones de ozonoterapia en estética (Bigstock)
Teresa Rey

Domingo 21 de abril de 2019

3 minutos

El ozono en medicina estética se emplea principalmente para abordar trastornos relacionados con el antienvejecimiento. También es habitual para el tratamiento de varices u otros trastornos de la circulación sanguínea y para combatir el estrés oxidativo, ya que actúa modulándolo. Además, es antiinflamatorio, antiséptico y ayuda a rejuvenecer y revitalizar las células, puntualizan en la Sociedad Española de Medicina Estética. Su aplicación en otros campos de la medicina es muy amplio, pues se puede emplear en afecciones digestivas, ginecológicas, del aparato locomotor, cansancio y fatiga crónica común en personas mayores, demencia senil, problemas odontológicos u oftalmológicos, por citar algunos.

Aplicaciones

El ozono (O3) es un gas que cuando se aplica de modo terapéutico utiliza unas concentraciones muy inferiores a las que se recurren en el ámbito industrial. Al emplear unos niveles tan bajos se convierte en un tratamiento seguro para el paciente en el sentido de que ha demostrado que no provoca efectos secundarios, a no ser que se manifieste algún tipo de alergia. Al mismo tiempo, recalcar que la terapia con ozono está contraindicada en el caso de padecer algunas enfermedades, de modo que antes de someternos a la misma es vital informar al especialista de nuestro estado de salud.

Dentro de los tratamientos estéticos se emplea como agente rejuvenecedor para eliminar arrugas o manchas faciales, el acné, la celulitis o también para fortalecer el cuero cabelludo. Del mismo modo, activa el metabolismo de las grasas ya que favorece la eliminación de ácidos grasos, así que en ocasiones se emplea como un complemento en dietas de adelgazamiento.

Funcionamiento

Este gas ayuda a oxigenar los tejidos, porque al aplicarlo se desdobla inmediatamente en O2, ya que posee tres moléculas, una más que este, de modo que al introducirlo esta cualidad le confiere unas propiedades singulares y actúa de distintas formas sobre el organismo. En líneas generales, hace que la piel se desintoxique, de manera que esta acaba mostrando un mejor aspecto.

La forma de administración del ozono en medicina estética se basa en una serie de máquinas especializadas y preparadas para tal fin. Dependiendo de qué vayamos a tratarnos existen también unas cabinas o cápsulas de ozono corporales de modo que el gas se recibe en todo el cuerpo, ofreciendo una sensación de relajación y tranquilidad a la par que nuestro organismo se desintoxica.