Cuídate

Conoce las diferencias entre el Chi Kung y el Tai Chi

Mariola Báez

Miércoles 20 de noviembre de 2019

1 minuto

El Chi Kung y el Tai Chi tienen numerosos puntos en común pero algunas diferencias fundamentales

El Chi Kug se basa en sincronizar la respiración con el movimiento (Creative Commons)

Tal vez hayas visto en un parque o en una playa a personas realizando una serie de lentos movimientos, con gran agilidad y equilibrio, pero no sabes exactamente qué están practicando. No todas las disciplinas orientales son iguales. Algunas como el Chi Kung y el Tai Chi son muy similares a simple vista, pero guardan importantes diferencias.

La más importante es que el Tai Chi es un arte marcial, cuyo fin último es la defensa ante el ataque de un oponente, mientras que el Chi Kung, también llamado Oigong, es un tipo de Medicina Tradicional China, una terapia o conjunto de técnicas que se centran en el desarrollo de la propia energía interior.

El Tai Chi y el Chi Kug no persiguen los mismos objetivos (Creative Commons)

¿Qué tienen en común?

Teniendo en cuenta en todo momento esa diferencia esencial entre el Chi Kung y el Tai Chi, es cierto que en el mundo occidental, por lo general, las personas que practican Tai Chi lo hacen para obtener sus beneficios físicos y psíquicos y no pensando en un posible combate.

En cambio, el objetivo del Chi Kung pasa por conocer y saber controlar la propia energía, logrando aumentarla para que juegue en favor de tu salud y de tu longevidad. Existen distintos métodos para alcanzar ese estado y todos incluyen sencillos ejercicios que se basan en la perfecta sincronización de la respiración con los movimientos que estamos realizando.

Esa armonía entre el movimiento del cuerpo, la concentración metal y la propia respiración es algo que se practica y trabaja tanto en una sesión de Chi Kung como en una de Tai Chi, pero en esta última el objetivo es focalizar y proyectar nuestra energía hacia el exterior, para defendernos de un posible atacante (o contrincante).

En resumen, ambas prácticas son dos excelentes opciones para ejercitar músculos y articulaciones con movimientos suaves que consigan aumentar, entre otras cosas, tu agilidad, flexibilidad y equilibrio, pero, en su esencia, son dos disciplinas bien distintas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?