Cuídate

Trucos útiles para acabar con la molesta retención de líquidos

Rosa María Torres

Miércoles 25 de diciembre de 2019

2 minutos

Una hinchazón o pesadez es un problema más común en mujeres, pero tiene remedio

Hombre y mujer beben agua para no tener retención (bigstock)

¿Notas que últimamente te cuesta quitarte los anillos o tienes la sensación de que el reloj que llevas en tu muñeca te aprieta demasiado? Seguramente es que estás reteniendo líquidos. Una forma muy sencilla de detectar la retención es presionar la piel con los dedos. Si aparecen hoyuelos, es que tienes retención, conocida médicamente como edema.

¿Por qué se produce la retención de líquidos?

Aunque hay muchas y diferentes causas. Las más comunes están relacionadas con los desajustes hormonales y el desequilibrio de los niveles de sodio y potasio en la sangre debido sobre todo a la alimentación. Consumir sal en exceso puede provocar problemas circulatorios graves. 

Las mujeres están más predispuestas a sufrir retención

La retención es más frecuente en mujeres a partir de los 40 años por su predisposición hormonal. Muchas de las causas están relacionadas directamente con el estilo de vida. Por ejemplo, estar sentado sin moverse más de seis horas al día dificulta la circulación sanguínea. ¿Un consejo? Si pasas muchas horas al día en una silla procura no cruzar las piernas para que la sangre se pueda movilizar o, si puedes, da pequeños paseos de vez en cuando. 

Los expertos también aconsejan prestar mucha atención al descanso. La falta de sueño favorece la aparición de la hormona cortisol, la hormona del estrés, que influye de forma directa en la retención de líquidos y sales.

Además, un buen hábito es tomar agua. Es la mejor manera de eliminar la sal que nos sobra. De hecho, es mejor tomar agua en sorbos muchas veces al día y no mucha de golpe, para que el cuerpo la absorba mejor. 

La sal favorece la retención de líquidos (bigstock)

Consejos para deshacerte de la retención

  • Sumérgete en sal. Esto se puede poner en practica en casa. Es muy sencillo. Llena la bañera con agua (a la temperatura que mejor se ajuste a tu cuerpo), añade sal de Epsom hasta que notes que flotas y relájate durante 45 minutos. Se puede reemplazar por sal gruesa. Hazlo tantas veces a la semana como puedas.
  • Haz ejercicio. El sedentarismo es el mejor amigo de la retención. Buscar una actividad diaria que te motive a moverte diariamente, sería la solución perfecta para decir adiós a la pesadez.
  • Cuida la alimentación. Es, sin duda, el consejo más efectivo. La Fundación Española del Corazón aconseja reducir el consumo de sal, embutidos, grasas saturadas y azúcares. Y para contrarrestar los niveles de sodio, aumenta el consumo de potasio porque ayudará a eliminar liquidos (a través de plátano, soja, aguacate o sandía, entre otros).
  • Masaje linfático. Es un masaje manual, realizado por un fisioterapeuta, que ayuda a mejorar la circulación.
  • Bolsas de hielo. Para los hinchazones de tobillos y piernas, es muy recomendable aplicar hielo durante unos minutos con el fin de relajar la zona.
  • Presoterapia. Este tratamiento utiliza la presión de aire para realizar un drenaje linfático y reactivar el sistema circulatorio. Se aconseja una sesión a la semana.
  • Baños de vapor. Al transpirar, nuestro cuerpo elimina agua, toxinas y grasas malas. Así, el organismo se limpia en profundidad. Hoy en día, muchos gimnasios cuentan con baños de vapor.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?