Deporte para mayores

Ciclismo en pacientes cardiovasculares: beneficios y riesgos de practicarlo

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Viernes 13 de diciembre de 2019

4 minutos

Montar en bici es saludable a cualquier edad, pero ante una cardiopatía, hay que tomar precauciones

Ciclismo en pacientes cardiovasculares: beneficios y riesgos de practicarlo

El ciclismo es un deporte aeróbico pero de bajo impacto, por lo que es recomendable casi para cualquier persona. Pedalear en tu bicicleta disfrutando del aire libre, o bien en la bici estática de un gimnasio (o de tu casa), implica ejercitar principalmente el tren inferior, aunque también el tronco y las extremidades superiores se entrenan más de lo que parece, sobre todo en algunas modalidades de ciclismo.

Se trata de una actividad deportiva cuya intensidad se puede adaptar a las características de cada persona. En principio, no hay inconveniente para que puedas practicarla tengas los años que tengas. Como ocurre con cualquier otro ejercicio aeróbico, montar en bicicleta poner en marcha tu corazón y hace que el ritmo cardiaco se acelere. No es algo malo en sí mismo, pero si se padece una cardiopatía es importante consultar con el especialista para determinar si, en tu situación, este es el deporte más recomendable. En caso afirmativo, tocará establecer la intensidad, la frecuencia y la modalidad de ciclismo que más te conviene. Así lo indica la Organización Mundial de la Salud (@OMS_ es) que señala la importancia de realizar, al menos, 150 minutos semanales de ejercicio aeróbico moderado a partir de los 65 años para llevar un envejecimiento activo y saludable, pero advierte que en caso de padecer determinadas enfermedades, entre ellas diabetes y patologías cardiovasculares, la consulta médica previa es imprescindible.

ciclismo en pacientes cardiovasculares

Los beneficios de montar en bicicleta y las precauciones para hacerlo con seguridad

La Dra. Dolores Masiá señala a través de la Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon) que el ciclismo, a nivel deporte – salud, practicado con regularidad y siempre a la intensidad adecuada, es uno de los ejercicios más recomendables por los múltiples beneficios que aporta, pero matiza que cada paciente es diferente y debe ser el médico quien determine y personalice el programa de actividad física teniendo en cuenta el estado general de salud y el tipo de patología que este padezca.

Hay que recordar que las enfermedades cardiacas que puede tener un adulto mayor son de índole muy diverso y pueden presentar niveles de gravedad también muy variables. Valvulopatías, arritmias, cardiopatía isquémica, miocardiopatías… a la hora de determinar la conveniencia de la práctica del ciclismo, habrá que tener en cuenta la cardiopatía concreta y también su estado y posible evolución.

El ejercicio que implica pedalear en la bicicleta, en general, contribuye a la salud cardiovascular porque ayuda a reducir de manera notable los principales factores de riesgo que desencadenan o empeoran una cardiopatía, como son: la obesidad o sobrepeso, la hipertensión arterial, los niveles altos de colesterol y la diabetes.

Sabiendo que el ejercicio puede contribuir a mantener esos factores bajo control, solo se debería renunciar a él por prescripción médica.

ciclismo y riesgo cardiovascular

Si sufres una cardiopatía, casi con total seguridad, el cardiólogo te indicará la necesidad de practicar una prueba de esfuerzo con la que detectar cualquier posible anomalía encubierta y con la que conocer la frecuencia máxima de tu ritmo cardiaco. Este último es un dato importante para la práctica segura del ciclismo, porque saber hasta dónde puede llegar el ritmo del impulso cardiaco, va apermitir establecer márgenes de “seguridad”, para que practiques tu deporte favorito con los mínimos riesgos. La prueba medirá el esfuerzo que hace tu corazón en el ejercicio y, con los datos obtenidos, el médico te indicará las pulsaciones idóneas que debes mantener (y no sobrepasar) mientras pedaleas. Controlarlas es sencillo porque tienes apps, que puedes descargar en tu móvil, que registrarán tus pulsaciones sobre la bici. Una pulsera de actividad o un reloj inteligente también pueden facilitarte esa valiosa información.

Consejos básicos que no debes olvidar

Seguir las recomendaciones médicas, realizar las pruebas diagnósticas que te recomiende y cumplir con exactitud las pautas indicadas en lo que respecta a la práctica deportiva, son las medidas básicas para disfrutar de la bicicleta con seguridad, siempre que, además, no olvides algunos sencillos, pero importantes, consejos.

ciclismo en pacientes cardiovasculares
  • Adapta este deporte a tus necesidades y no te exijas más de lo que puedes dar. La bici se puede disfrutar de muchas maneras. Simplemente optar por el “transporte activo”, como recomienda el Ministerio de Sanidad (@sanidadgob), cambiando el coche o autobús por un corto recorrido por el carril bici, es una manera de cuidar tu corazón evitando el sedentarismo.
  • Elige una modalidad de ciclismo que no te requiera un sobre esfuerzo. Todo depende de tu condición física y del tipo de cardiopatía que sufras. Tal vez entrenar para una dura y larga carrera (de dos o tres horas) en asfalto, no sea lo más apropiado.
  • Opta por aquel recorrido que te venga bien y si tienes que controlar las pulsaciones, recuerda que las empinadas cuestas o un trayecto por senderos escarpados en mountain bike van a suponer endurecer el ejercicio.
  • No olvides prestar atención, también, a los detalles básicos de seguridad: equipamiento adecuado, hidratación y alimentación correcta, protección solar si practicas ciclismo al aire libre, cuidado de la postura corporal sobre la bicicleta para evitar lesiones, móvil para una llamada de emergencia... y, ante cualquier dificultad o malestar físico que puedas experimentar, detén el ejercicio antes de continuar exigiendo un esfuerzo, tal vez excesivo, a tu corazón.
0

No hay comentarios ¿Te animas?