Deporte para mayores

Ejercicios matutinos para reactivar tu cuerpo al levantarte

Rosa María Torres

Foto: Bigstockphoto

Jueves 2 de enero de 2020

2 minutos

La actividad matutina no solo ayuda a estar en forma, también puede prevenir el estrés

Ejercicios matutinos para reactivar tu cuerpo

Levantarse por la mañana y dedicar unos minutos a hacer ejercicio es vital para activar el cuerpo. No solo te sentirás mejor por fuera, donde los resultados son más visibles, también mejorará el funcionamiento de tu salud mental, para poder afrontar el día de la mejor forma posible.

La activación matutina te llenará de energía, que a su vez es completamente necesaria para poder realizar las tareas habituales sin esa sensación de fatiga o estrés. Por supuesto, al realizar ejercicio el cuerpo produce endorfinas, provocando un sentimiento de bienestar pleno. Además, quemarás calorías. Pero si no sabes por donde empezar, te damos algunas pautas para aprender a desentumecer los músculos y lubricar las articulaciones de forma progresiva.

Antes de comenzar, debes tener en cuenta que estos movimientos deben ser suaves, dado que recién levantado el cuerpo requiere un tiempo para enfrentarse a grandes esfuerzos.

Ejercicio matutino en parque

Respira

Lo primero que debes hacer es un ejercicio de respiración. Vacía los pulmones expulsando el aire poco a poco. Dobla las rodillas y coloca las manos encima de tu abdomen. En esta posición, inspira profundamente llevando todo el aire hacía el mismo, debes notar presión debajo de tus manos. Mantén el aire en los pulmones durante varios segundos y después exhala despacio. De esta forma, pondrás en marcha el corazón, facilitarás la oxigenación de la sangre y te levantarás más relajado.

Activa la circulación

Una vez que has respirado y tu organismo comienza a despertar, estira las piernas mientras sigues tumbado. Lleva las puntas de los pies hacia ti, todo lo que puedas, y después hacia la dirección contraría. Repite este estiramiento 10 veces, así conseguirás activar la circulación sanguínea.

Para la espalda

Colócate en el centro de la cama, con las piernas cruzadas. Enlaza los dedos de las manos, con las palmas mirando hacía arriba, y extiende los brazos sobrepasando la cabeza. En esta posición, coloca los brazos encima de la cabeza y, sin levantar el culo de la cama, inclina el cuerpo hacía la izquierda muy despacio. Haz una pausa y vuelve a repetir el ejercicio, pero en esta ocasión hacía la derecha. Con cuatro movimientos en cada lado será suficiente.

Comienza el día con energía

Este ejercicio es uno de los más usados en el gimnasio. La posición inicial es a cuatro patas, con las rodillas y las manos apoyadas en el suelo. A continuación, eleva y estira una pierna y, al mismo tiempo, el brazo contrario. Mantén esta postura durante varios segundos. Gracias a este movimiento, ganarás fuerza en la zona lumbar, el abdomen y los oblicuos. Además, es muy bueno para la estabilidad de los hombros, la cadera y los codos. Haz diez repeticiones. 

Sentadillas

Gracias a este ejercicio, tan clásico y eficaz, tus piernas, caderas y rodillas se fortalecerán. Pero presta atención a la forma de hacerlas porque, de lo contrario, te podrías lesionar. Coloca los pies separados a la altura de las caderas. Después, mientras te agachas hasta formar un ángulo de 90º, debes elevar los brazos hacia delante. Repite este ejercicio unas 15 veces.

0

No hay comentarios ¿Te animas?