Deporte para mayores

¿Qué estilo de natación es mejor para aliviar los dolores de espalda?

Teresa Rey

Martes 5 de marzo de 2019

2 minutos

Nadar es bueno para la espalda, pero hay que hacerlo bien y elegir el estilo según el trastorno

Qué estilo de natación es mejor para aliviar los dolores de espalda (Bigstock)

La natación es uno de los deportes más completos porque movemos todo el cuerpo y ejercitamos más músculos que en otras actividades. Es cardiosaludable, mejora la coordinación y la flexibilidad, es bueno para los pulmones y además tiene efectos relajantes por el contacto con el agua. Además, es uno de los ejercicios que se recomienda para calmar los dolores de espalda. Pero su práctica comprende varios estilos. ¿Son todos idóneos para esta indicación? Los expertos afirman que el único desaconsejado para el dolor de espalda es el estilo mariposa; el resto, practicados correctamente, son beneficiosos para este objetivo.

¿Qué estilo descartar?

El estilo mariposa, que realmente imita el movimiento de un delfín en el agua, no está aconsejado si estamos buscando como fin principal aliviar el dolor de espalda. Según el Colegio Profesional del Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, este movimiento implica una curvatura de la columna vertebral muy exigente, y si no se hace bien puede provocar problemas en los hombros.

Saber nadar a mariposa requiere bastante fuerza, una excelente coordinación y practicar la ondulación a través del agua de una manera adecuada, explica Sharron Davies en Aprender natación en un fin de semana (Ed. Planeta). Después del crol, es el más rápido.

Crol, espalda o braza

El resto de los estilos –crol, espalda o braza– son buenos para paliar el dolor de espalda en líneas generales y bien practicados, pero los fisioterapeutas aclaran que hay estilos mejores que otros dependiendo de la molestia o el trastorno que se tenga. Por ejemplo, en el caso de presentar alguna dolencia en el hombro lo ideal es la braza. Si el problema es cervical, lo mejor es practicar el crol con la cabeza fuera o con el movimiento normal, a espalda o a braza si es para una rectificación.

Si se tiene hiperlordosis, es decir, una curvatura lumbar exagerada, se recomienda nadar de espaldas con la barbilla cerca del pecho, apuntan los fisioterapeutas. En el caso de que tendamos a caminar algo encorvados, lo que se conoce como hipercifosis dorsal, el crol con la cabeza fuera o la espalda con la barbilla alejada del pecho, es lo aconsejable. Mientras que para calmar la zona lumbar, lo recomendado es el crol con la cabeza dentro.

No obstante, si tenemos una lesión concreta en la espalda que queremos aliviar con la natación o cualquier otra duda relacionada con este asunto, lo mejor es que consultemos con un experto.

0

No hay comentarios ¿Te animas?