Fisioterapia

Ejercicios básicos para aliviar la escoliosis en personas mayores

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 21 de marzo de 2020

3 minutos

Si la escoliosis está muy avanzada puede perjudicar bastante la calidad de vida del individuo

Ejercicios básicos para prevenir la escoliosis en personas mayores
Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 21 de marzo de 2020

3 minutos

La escoliosis es la desviación lateral, ya sea hacia la izquierda o hacia la derecha, de la columna vertebral, provocando a su vez una serie de síntomas que pueden afectar a la calidad de vida del paciente como, por ejemplo, tener un lado de la cadera más alto que otro, un omóplato más prominente o los hombros desparejos. Además, "una curvatura especialmente grave en la columna vertebral reduce el espacio dentro del pecho, lo cual dificulta el funcionamiento correcto de los pulmones", tal y como explican desde la Clínica Mayo (@ClinicaMayo).

A día de hoy, se desconocen las causas exactas de esta afección. Normalmente, se debe a factores hereditarios, aunque también a enfermedades neuromusculares, defectos de nacimiento o lesiones e infecciones en la columna vertebral.

Aún así, la mayoría de casos son leves y sus síntomas pueden aliviarse, y en algunos casos resolverse, a través de la práctica de ejercicios diseñados específicamente para la escoliosis. Las personas mayores que padecen este trastorno y recurren a dicha solución, suelen obtener resultados de lo más satisfactorios. ¿Qué movimientos puedes incluir en tu rutina de entrenamiento?

Escoliosis

Ejercicio 1

En este primer ejercicio, conocido como inclinación pélvica, debes tumbarte en el suelo, flexionar las rodillas y colocar los brazos extendidos a ambos lados del cuerpo. Después, debes elevar la zona pélvica hacia arriba de manera natural y relajada, ejerciendo presión en la zona abdominal y manteniendo la espalda recta. Conserva la posición durante unos pocos segundos y vuelve a la postura inicial.

Ejercicio 2

Sigue tumbado sobre una esterilla, con las piernas flexionadas y los pies apoyados en el suelo y paralelos a las caderas, ligeramente separados. En cuanto a los brazos, deben estar extendidos en forma de cruz y con las palmas de las manos hacia arriba. A continuación, gira lentamente las caderas, bajando las rodillas hasta acercarlas al suelo. Mantén esta posición durante varios segundos, luego muévete hacia el lado contrario y aguanta otros segundos.

Ejercicio 3

La postura del gato también es muy beneficiosa. Tienes que colocarte en el suelo a cuatro patas, con los brazos totalmente rectos y las rodillas formando un ángulo de 90 grados. Después, arquea la espalda llevando el estómago hacia el interior. Estira la cadera hacia adelante e inclina la barbilla hacia el pecho cogiendo aire. Finalmente, mira hacia arriba y contrae los omóplatos mientras exhalas todo el aire.

Ejercicio 4

La clásica plancha abdominal es un ejercicio que favorece la salud de tu espalda y la postura corporal, por lo que también puedes recurrir a ella. Solo debes apoyar los antebrazos y los metatarsos en el suelo y elevarte con las piernas estiradas y ligeramente separadas. Aguanta durante 15-30 segundos en dicha posición para que todos tus músculos se activen y disfrutes de sus ventajas. Y no olvides mantener siempre la espalda y el tronco rectos.

Sobre el autor:

Verónica Mollejo

… saber más sobre el autor