Mayores

Balanitis en hombres mayores: causas, síntomas y tratamientos

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 8 de agosto de 2019

2 minutos

Cuando la balanitis se debe a una infección por una bacteria se denomina balanitis bacteriana

Balanitis en hombres mayores

Para aquellos que todavía no la conozcan, la balanitis es un trastorno que consiste en la inflamación del glande o la cabeza del pene y, en menor medida, el prepucio y el surco balanoprepucial. Aunque se trata de una enfermedad que afecta en su gran mayoría a hombres adultos y mayores, algunas mujeres también pueden padecerla, en cuyo caso el clítoris sería el órgano dañado. 

La balanitis suele resultar muy molesta para el paciente, sobre todo si no se diagnostica a tiempo, lo que provoca que los síntomas se acrecienten y el miembro se vuelva mucho más sensible. En términos generales, este trastorno suele ir acompañado de dolor en el pene al orinar, sarpullidos, piel escamosa y ulcerada, secreción de pus debajo del prepucio (que a veces genera un olor desagradable) y, además de la hinchazón habitual y en el peor de los casos, la imposibilidad de retraer el prepucio. Bajo esta premisa, ¿qué causas hay detrás de dicha dolencia? Y lo más importante, ¿se puede prevenir?

Balanitis en hombre mayores

Mantén siempre una buena higiene

Tal y como explican los expertos, la falta de higiene en la zona suele ser la causa más frecuente, especialmente cuando el paciente supera cierta edad y limita el aseo personal a un par de días a la semana. Esto motiva la aparición y posterior propagación de microorganismos y supone el único método posible de prevención: mantener siempre la cabeza del pene y el prepucio limpios y secos.

Sin embargo, no es el único motivo posible. Las lesiones traumáticas, las alergias, la dermatitis, los procesos infecciosos y la formación de adherencias en el prepucio también pueden desembocar en una balanitis. De ahí la importancia de acudir cuanto antes al médico para identificar el origen y actuar en consecuencia.

Por otro lado, a esta situación se unen también unos factores que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad como, por ejemplo, la exposición a productos irritantes (jabones, cremas o materiales como el látex), la fimosis o la diabetes mellitus, que convierte al individuo en alguien mucho más susceptible a las infecciones.

Tratamiento contra la balanitis

Además de seguir una higiene adecuada, que supone el primer paso para que el tratamiento escogido surta efecto, tu médico también puede recetarte algunos medicamentos para tratar la inflamación y mejorar los síntomas. Los antibióticos, los corticoides o las cremas antimicóticas suelen ser los recursos más utilizados. Aunque, como siempre ocurre, cada tratamiento dependerá exclusivamente del estado del paciente y de la enfermedad.

0

No hay comentarios ¿Te animas?