Mayores

Los contaminantes medioambientales más peligrosos para la salud de los mayores

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 12 de febrero de 2020

3 minutos

Gases tóxicos y partículas en suspensión suponen un grave riesgo, sobre todo en entornos urbanos

Contaminantes medioambientales más peligrosos

La Organización Mundial de la Salud (@OMS_es) es clara y contundente cuando afirma que la contaminación del aire es un riesgo importante que afecta al medioambiente y a la salud, calculando en  más de siete millones las muertes anuales en el mundo causadas por la contaminación atmosférica.

Recuerda que, tomando las medidas oportunas para reducirla, los países lograrían, entre otros beneficios, no solo reducir el número de fallecimientos sino, además, un importante descenso en la morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares, cánceres de pulmón o neumopatías crónicas y agudas.

El aire que respiramos

Por fortuna, cada vez son más los organismos que están tomando consciencia de la importancia de cuidar el aire que respiramos, porque las posibles sustancias nocivas que entran en nuestro organismo con cada inhalación perjudican seriamente la salud.

Como recuerdan expertos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (@SeparRespira), un adulto respira una media de 15 m3 de aire cada día y junto al oxígeno necesario para la vida, también aspira contaminantes invisibles, pero con efectos nocivos evidentes. Óxidos de nitrógeno, partículas en suspensión, ozono troposférico y dióxido de azufre se encuentran entre los contaminantes medioambientales más peligrosos. Se estima que juntos son responsables en España de más de 10.000 muertes al año.

Reducir estas alarmantes cifras es el objetivo del conjunto de medidas que contempla el Programa Nacional de Control de la Contaminación Atmosférica 2019-2022 (@mitecogob), que incluye una serie de acciones concretas sectoriales y transversales que afectan a la agricultura, la industria, todos los tipos de transportes y los suministros energéticos, entre otros, para reducir las emisiones de gases contaminantes y frenar el cambio climático y sus consecuencias.

Los agentes contaminantes más perjudiciales

Cómo nos afectan los tóxicos que inhalamos

Que la contaminación medioambiental perjudica la salud es un hecho contrastado y reconocido, de ahí la urgencia de evitarla, pero además cada vez se sabe con mayor certeza cuáles son los gases más dañinos y sus efectos en la calidad y la esperanza de vida. El Instituto de Salud Global Barcelona (@ISGLOBAL.org) detalla algunos de esos tóxicos que están en el aire que predomina especialmente en el entorno urbano.

  • Óxidos de Nitrógeno (NOX). Considerados los más peligrosos, son gases irritantes y afectan, sobre todo, al sistema respiratorio, desencadenando enfermedades como pueden ser el asma o la bronquitis. También se considera que, en ocasiones, pueden ser los responsables de casos de inflamación sistémica. La mayoría procede de los vehículos a motor, que generan sobre todo, los diésel más antiguos.
  • Partículas en suspensión. No las vemos, pero están ahí, son micropartículas de elementos sólidos y líquidos diversos. Polvo, metales, carbono o cemento, por ejemplo. Las inhalamos, llegan a nuestros pulmones y algunas pueden pasar, además, al sistema circulatorio. Numerosas enfermedades cardiovasculares pueden tener su origen en ellas.
  • Ozono troposférico (O3). No es un gas que la actividad humana genere directamente y vierta a la atmósfera, pero algunos de los residuos gaseosos que sí produce, aunque en principio no sean perjudiciales, a su llegada a las capas más altas, por la acción de los rayos solares, se transforman en agentes dañinos para la salud a largo plazo. Nuevamente son las enfermedades respiratorias, incluyendo los síntomas de ritinis y también las alergias, cuyo número de casos no ha dejado de incrementarse en las últimas décadas, las más afectadas por su presencia.
  • Dióxido de azufre (SO2). Dada su toxicidad, ha sido uno de los primeros en los que se han centrado los esfuerzos por eliminarlo o al menos reducirlo del aire. El Instituto para la Salud Geoambiental (@Vivo_Sano) explica que se trata de un gas irritante que se origina, principalmente, por la combustión de productos petrolíferos y la quema de carbón en centrales eléctricas y calefacciones. Daña la salud, no solo afectando a las vías respiratorias. Irritación ocular, queratitis, problemas circulatorios e incluso alteraciones psíquicas están entre sus posibles efectos.
Los agentes contaminantes más perjudiciales

La población de más edad entre las más afectadas

La mala calidad del aire incide en la salud de cualquier persona, pero resulta especialmente perjudicial en el caso de los niños y las personas mayores. En este colectivo cualquier afección de las vías respiratorias puede contribuir a desencadenar enfermedades como la bronquitis o la neumonía, y también a agravar posibles dolencias crónicas frecuentes en edades avanzadas, como puede ser el asma o la EPOC si se ha sido fumador.

La contaminación, en algunos casos, también es responsable de la aparición de alergias tardías e incluso del aumento de patologías como la migraña. Algunos estudios apuntan a que el deterioro de determinadas funciones cognitivas podría estar relacionado con el hecho de vivir en entornos urbanos cuyo aire presenta un alto grado de contaminación ambiental.

0

No hay comentarios ¿Te animas?