Medicina general

La disfonía o alteración de la voz en las personas mayores, ¿qué la provoca y cómo se trata?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 23 de octubre de 2019

2 minutos

La ronquera, afección que incide en la laringe y cuerdas vocales, puede esconder otras patologías

La disfonía o alteración de la voz en las personas mayores

La alteración en el timbre normal de la voz es lo que los expertos denominan disfonía, una dolencia que puede presentar distintas variables, desde la pérdida total de la voz, lo que llamamos afonía, hasta una ronquera que se prolongue por un tiempo superior a los 15 días, en cuyo caso se habla de disfonía recidivante. También puede darse lo que se conoce como disfonía espasmódica, una patología poco frecuente que, como señala la Asociación Española de Disfonía Espasmódica (AESDE), consiste en un trastorno de la voz provocado por movimientos involuntarios que se producen en la musculatura de la laringe durante la fonación.

¿Qué puede haber detrás de una disfonía?

Explicado de manera muy básica, nuestra voz surge cuando el aire que inhalamos y exhalamos provoca una vibración en las cuerdas vocales que están situadas en la laringe. Sufrir una ronquera o una afonía pasajera, puede no tener la más mínima importancia, ya que en muchos casos la alteración en el sonido está relacionada con síntomas propios de un catarro o gripe, como pueden ser el picor o dolor de garganta o la dificultad para tragar.

Disfonía

También hay recordar que a medida que la edad avanza, nuestro timbre de voz experimenta cambios absolutamente naturales (igual que ocurre cuendo pasamos de la infancia a la adolescencia o a edad adulta). Lo que determina la necesidad de acudir a consulta con el especialista es el tiempo que la disfonía se prolongue. Si lo hace por más de 15 días,  puede esconder alguna patología más grave, que hay que destacartar o confirmar.

Entre las causas que pueden desencadenar una disfonía, médicos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (@SEORLCCC) destacan factores medioambientales (frío, calefacciones, contaminación) y también un posible mal uso de la voz, algo frecuente en el desempeño de algunas profesiones (profesores, locutores, cantantes…). La prevención y detección precoz de esta anomalía reviste especial importancia en el caso de aquellas personas que hayan tenido hábitos pocos saludables, concretamente, el tabaco. En adultos mayores fumadores o ex fumadores, una disfonía puede ser un síntoma de alguna enfermedad oncológica que esté afectando a la laringe y/o a las cuerdas vocales. También, a medida que la edad avanza, algunas enfermedades como el párkinson o la miastenia gravis pueden provocar alteraciones o disfunciones en la voz.

Las disfonías también pueden estar relacionadas con otras patologías como nódulos, pólipos o algún tipo de infección (papiloma) que esté afectando a esas cuerdas vocales, en cuyo caso, puede ser neceario un tratamiento farmacológico específico acompañado, generalmente, de terapias de logopedia, que enseñen a manejar correctamente los órganos que hacen posible el habla para, de esta manera, evitar que se produzcan nuevas lesiones y que la disfonía vuelva a repetirse.

0

No hay comentarios ¿Te animas?