Medicina general

El trastorno obsesivo compulsivo también puede afectar a las personas mayores

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 9 de septiembre de 2019

2 minutos

La ansiedad y las situaciones repetidas de estrés son el desencadenante habitual de esta patología

El trastorno obsesivo compulsivo también puede afectar a las personas mayores

Así lo afirman expertos psicólogos, que explican que este trastorno se caracteriza por la repetición constante de ideas o imágenes que “saturan” a la persona y afectan a su comportamiento y a sus relaciones con los demás.

Generalmente, este tipo de problema de carácter psicológico se detecta en la infancia o juventud, pero no siempre ocurre así y en ocasiones, aunque se sospeche que puede darse, no se le presta la debida atención, por considerar que se trata de simples “manías”.

Los psicoterapeutas insisten en la importancia de detectar este trastorno y tratarlo adecuadamente porque, de lo contrario, el problema puede agravarse con los años, por las propias circunstancias, muchas veces estresantes, que ocurren a lo largo de la vida (pérdida de familiares, problemas económicos, enfermedades...). Puede que el trastorno estuviese latente y acabe mosrándose de forma evidente pasados los 60.

¿En qué consiste el trastorno? ¿Cómo puede tratarse?

Lo peor de esta patología para quien la sufre, es que se convierte en una especie de bucle del que resulta difícil salir sin ayuda profesional especializada.

trastorno obsesivo compulsivo

Las ideas, sentimientos o sensaciones se repiten y obligan, a quien los experimenta, a hacer algo una y otra vez, lo que se conoce como compulsiones. Es la única manera en la que la persona encuentra un mínimo “alivio” a su obsesión, aunque esa idea obsesiva volverá a la mente transcurrido un corto espacio de tiempo.

En el adulto mayor, algunas manifestaciones típicas del trastorno obsesivo compulsivo pueden ser: la constante necesidad de lavarse las manos, detrás de la cual hay un miedo patológico a contraer alguna infección o enfermedad, la excesiva rigidez a la hora de mantener la casa limpia o un determinado orden (los cubiertos en la mesa, la ropa en el armario, los libros…), la repetición, mentalmente o en voz baja, de determinadas palabras o la práctica de comprobar, una y otra vez, acciones ya realizada (cerrar las puertas, apagar el calentador o la llave del gas…).

Esas conductas anómalas, que pueden presentarse en la edad avanzada, deben consultarse con el especialista, médico, neurólogo, psicólogo… porque no siempre es sencillo diagnosticar qué las produce. Es importante establecer que, efectivamente, se trata de un trastorno obsesivo compulsivo, porque, quizá, el comportamiento extraño tenga otra causa, desde un deterioro cognitivo que avanza y puede ser síntoma de alzhéimer, hasta un golpe que haya afectado a alguna zona específica del cerebro. Descartadas las posibles causas físicas, el psicoperapeuta puede ser de gran ayuda para mantener el problema bajo control, con técnicas y fármacos que ayuden a saber identificar la situación obsesiva y a aprender a controlarla.

0

No hay comentarios ¿Te animas?