Medicina general

¿Para qué se utiliza la magnetoterapia? ¿Su eficacia está demostrada?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Martes 6 de agosto de 2019

2 minutos

La aplicación de campos magnéticos se centra actualmente en el tratamiento de lesiones dolorosas

Magnetoterapia

Aunque la magnetoterapia se encuentra en fase de evaluación junto a otras terapias, cuyos efectos analizan el Ministerio de Ciencias, Innovación y Universidades (@CienciaGob) y el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (@sanidadgob), su aplicación en distintos tratamientos, especialmente en el campo de la rehabilitación, es cada vez más frecuente.

Los tratamientos basados en la magnetoterapia consisten en aplicar campos magnéticos variables de baja frecuencia e intensidad en una o varias áreas del cuerpo, para aprovechar así los beneficios que su acción puede provocar en el organismo.

¿Qué efectos terapéuticos puede tener esta terapia?

Según señalan centros especializados, esta corriente invisible, que crea un campo magnético a base de imanes opuestos, tiene propiedades analgésicas al actuar sobre los centros nerviosos, consiguiendo con su acción aliviar el dolor. Además, se ha comprobado una evidente acción vasodilatadora que favorece la llegada de oxígeno y nutrientes a todo el organismo, pudiendo resultar efectiva en la mejora de distintas patologías relacionadas con el sistema circulatorio.

Magnetoterapia con campos magnéticos

La magnetoterapia es una de las técnicas utilizadas por fisioterapeutas, bien como tratamiento único o como complemento a otras terapias. Se considera eficaz a la hora de tratar dolencias que van acompañadas de inflamación muscular o articular y se estima que favorece la regeneración del tejido óseo. Entre otros beneficios, también se incluye su capacidad para aumentar la producción de colágeno en el organismo, así como la posibilidad de ayudar en casos de retención de líquidos, favoreciendo la eliminación de toxinas.

Los tratamientos más avanzados basados en la magnetoterapia son aquellos que recurren a la aplicación de Campos Magnéticos Pulsantes (CMP), en los que la actuación del campo magnético es controlada para que se desarrolle de manera intermitente. La técnica se realiza con aparatología específica, consiguiendo que la corriente magnética penetre hasta lo más profundo de los tejidos corporales.

En general, se trata de una terapia indolora, con escasas contraindicaciones (enfermedades víricas, embarazo, uso de marcapasos…), que puede proporcionar alivio y una mejor recuperación en algunas dolencias reumáticas y otras patologías, especialmente de carácter crónico. Aunque hay que insistir en que se trata de un método cuyos efectos se continúan investigando y evaluando.

0

No hay comentarios ¿Te animas?