Medicina preventiva

¿Qué es un aneurisma cerebral y en qué se diferencia de un ictus?

Victoria Herrero

Sábado 20 de abril de 2019

2 minutos

La dilatación de la pared de una arteria cerebral puede traer consigo una hemorragia en el cerebro

Aneurisma (bigstock)

Un aneurisma cerebral es la dilatación de la pared de una arteria cerebral que, en caso de romperse, puede ocasionar una hemorragia en el cerebro. Así explican desde el Centro de Diagnóstico y Terapéutica Endoluminal (@CDyTE) acerca de esta afección que se manifiesta en forma de dolores de cabeza, vómitos, náuseas, dolor en ojos o incluso en algunos casos más graves con la pérdida del conocimiento. Es en este caso o cuando no remiten las anteriores señales, cuando se requiere una atención médica urgente ya que puede ser un síntoma de una ruptura de esa arteria.

Sin embargo, hay otras ocasiones en las que se producen aneurismas que no causan rotura y que se observan realizando pruebas para otro tipo de patologías. 

Causas de la aparición de un aneurisma cerebral

Aunque no hay unas causas determinantes que expliquen la aparición de este tipo de complicaciones en el cerebro, sí podemos hablar de una serie de factores que pueden ayudar a que en un futuro se pueda debilitar esa pared arterial y que se presentan con el tiempo, como es la edad, el tabaquismo, padecer hipertensión o el abuso de ciertas drogas (especialmente cocaína) o de alcohol

Condicionantes a los que se suman otros que están presentes desde el nacimiento como pueden ser tener una aorta más estrecha de lo normal, antecedentes familiares con dolencia similares o una malformación de las arterias cerebrales. 

Complicaciones

Cuando la situación se vuelve seria y se produce un sangrado en el cerebro, ese tiempo puede ser crucial ya que causa un daño a las células que rodean esa arteria y se suele aumentar la presión del cerebro. Presión que se torna grave cuando se incrementa y afecta al suministro de sangre y oxígeno al cerebro.

En esos casos se requiere cirugía para acceder al vaso sanguíneo roto y cerrarlo o bien realizar una embolización, que persigue el mismo objetivo pero se efectúa por medio de un catéter en la ingle en lugar de hacerlo por el mismo cráneo como en el caso anterior. 

¿Qué lo diferencia de un ictus?

El aneurisma es el precedente para que se produzca uno de los dos tipos de ictus más frecuentes. Así, cuando se rompe ese vaso sanguíneo, se produce lo que se conoce como el ictus hemorrágico en el que la sangre se extiende por el cerebro. Por su parte, el ictus isquémico se refiere a que esos vasos se obstruyen por trombos cerebrales.

0

No hay comentarios ¿Te animas?