Medicina preventiva

¿Qué es y para qué sirve un estudio hemodinámico?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 30 de diciembre de 2019

4 minutos

Esta prueba diagnóstica mide la presión en venas y arterias para detectar posibles patologías

Qué es y para qué sirve un estudio hemodinámico

Un estudio hemodinámico es un tipo concreto de cateterismo que permite observar el flujo sanguíneo, su movimiento y la presión que este ejerce tanto en los conductos circulatorios, venas y arterias, como en las cavidades del corazón.

Como informa el Servicio de Cardiología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid (@SaludMadrid), es una prueba frecuente cuando se necesita obtener información precisa para un diagnóstico certero de distintas enfermedades cardiacas o relacionadas con el pulmón. El estudio sirve, además, para un mejor y mayor control en el manejo de la patología, por ejemplo, a la hora de ajustar la medicación para mejorar la eficacia de un tratamiento, o en el momento de determinar la necesidad de una cirugía concreta.

estudio hemodinámico

¿Cuándo puede ser necesario un estudio de este tipo en personas mayores?

Son muchas las aplicaciones que puede tener esta prueba que ofrece valiosos datos sobre la velocidad que adquiere la propia circulación sanguínea, sobre la presión que soportan las paredes venosas y arteriales o sobre la presencia de alguna anomalía, como puede ser una estenosis (estrechamiento). La técnica hemodinámica es especialmente frecuente en cardiología como complemento a otras pruebas, o como medio de confirmar, descartar o evaluar cardiopatías o valvulopatías que pueden presentarse a medida que la edad avanza.

La Fundación Española del Aparato Digestivo (@saludigestivo) explica que también es habitual el estudio hemodinámico hepático, que sirve para medir la presión que soportan las venas del interior del hígado. Resulta especialmente útil en el caso de personas que sufren cirrosis hepática y que, por causa de esta enfermedad, presentan venas dilatadas en el esófago o en el estómago. Ante esta patología, es básico conocer y controlar la presión de las venas del hígado (vena porta) como medida de prevención ante posibles hemorragias. El estudio también aporta datos importantes a la hora de evaluar la eficacia del tratamiento hepático que se esté llevando a cabo.

estudio hemodinámico

¿Qué es una sala de hemodinámica?

La sala de hemodinámica es el espacio físico que cuenta con los equipos necesarios para realizar el estudio con todas las garantías. Como explica el Centro Cardiovascular Madrid (CECAM), en ella pueden realizarse distintas pruebas, desde un estudio hemodinámico, hasta distintos tipos de cateterismos con fines terapéuticos como puede ser una angioplastia. que solucione la obstrucción presente en una arteria, o una valvuloplastia que corrija alguna anomalía en las válvulas coronarias.

En el caso de estudio hemodinámico, por norma general, se realiza sin necesidad de ingreso hospitalario. En la sala, se procede a introducir el catéter necesario para realizar la observación del flujo sanguíneo, generalmente en la zona de las ingles (vena femoral), aunque puede introducirse, también, por alguna de las arterias o venas radiales de las muñecas o del área del cuello (yugular). No se precisa anestesia general, solo la mínima para evitar molestias en la zona por la que va a ser introducido el catéter. Durante la prueba, el paciente está conectado a la máquina que realiza, sobre la marcha, un electrocardiograma que permita controlar en todo momento su ritmo cardiaco.

Gracias a las imágenes obtenidas por rayos X, la prueba hará posible observar el flujo sanguíneo, la presión que ejerce en los conductos del sistema circulatorio y cualquier posible anomalía que necesite un determinado tratamiento.

estudio hemodinámico

¿Las personas mayores requieren una preparación previa específica?

Como medidas generales, cualquier persona que vaya a someterse a un estudio hemodinámico deberá permanecer en ayunas al menos 8 horas antes de la prueba. También es importante comunicar a los especialistas si se sufre algún tipo de alergia (especialmente a los contrastes yodados).

Además, las personas mayores que sigan un tratamiento que incluya fármacos anticoagulantes, deben cumplir, de manera estricta, las indicaciones dadas por su médico. Es normal suspender los tratamientos de este tipo 2 o 3 días antes de un estudio hemodinámico. También es posible que otros fármacos, como los antidiabéticos orales, tengan que suprimirse, pero siempre dependerá del dictamen médico previo.

Una vez finalizado el estudio y retirado el catéter, habrá que esperar un tiempo mínimo de recuperación, en el que puede ser necesario un vendaje o apósito compresivo en la incisión realizada para llevar a cabo el cateterismo. En unas horas, si no se presenta reacción adversa alguna, el paciente puede regresar a su domicilio, para retomar su actividad normal siempre procurando no hacer esfuerzos en los primeros días.

El estudio hemodinámico, en la actualidad, es una prueba diagnóstica segura en la que rara vez surgen complicaciones. En sí mismo no tiene efectos curativos (salvo que se trate de un cateterismo con fines terapéuticos) pero puede resultar esencial para identificar, por ejemplo, una miocardiopatía que no muestra síntomas en una exploración física habitual o para determinar las pautas que mejoren cualquier tratamiento ya aplicado. En definitiva, una prueba relativamente sencilla que aporta una valiosa información para cuidar tu salud cardiovascular.

0

No hay comentarios ¿Te animas?