Medicina preventiva

¿Cuáles pueden ser los riesgos de una tromboflebitis o trombosis?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 15 de septiembre de 2019

2 minutos

Esta patología requiere tratamiento específico para evitar una embolia, entre otras complicaciones

¿Cuáles pueden ser los riesgos de una tromboflebitis o trombosis?

El término tromboflebitis hace referencia a dos dolencias distintas pero que pueden darse al mismo tiempo, haciendo que la enfermedad alcance niveles de mayor o menor gravedad según su evolución.

La flebitis implica la inflamación de las venas, del tejido interior que recubre sus paredes. Puede ocurrir por distintas causas, una de ellas es la presencia de un coágulo de sangre, es decir, un trombo. En este caso, se habla de tromboflebitis o trombosis. En este último caso puede no apreciarse inflamación.

Como explica la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (@sehh_es), la trombosis es en realidad la Enfermedad Tromboembólica Venosa (ETV), una dolencia seria que puede tener un origen genético, pero también derivar de distintas causas que acaben provocando la formación de un coágulo, entre ellas una fractura o traumatismo, la obesidad, largos periodos de inmovilización por algún motivo, hábitos nocivos como el tabaco, o alguna enfermedad asociada que cause daño a las venas.

Tromboflebitis trombosis

Síntomas y tratamiento de la trombosis

Una flebitis de carácter superficial puede tratarse con medidas relativamente sencillas que intenten mejorar la circulación de retorno, como una dieta apropiada, ejercicios que ayuden a activar el sistema circulatorio, colocar las piernas en alto o fármacos que favorezcan el correcto flujo sanguíneo. Una trombosis implica mayores riesgos, especialmente si se trata de una trombosis venosa profunda.

El doctor José Manuel Soria, del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona (@HospitalSantPau), explica que en estos casos el coágulo suele formarse en las venas de las piernas, donde se aprecian síntomas como dolor, hinchazón repentina (edema), sensación de calor o cambios de color en la piel. Si el trombo se encuentra en una vena superficial, también puede resultar sencillo palpar ese cordón venoso inflamado.

La trombosis va a afectar al fluir del torrente sanguíneo, por lo que los riesgos que implica son evidentes (la sangre no llega de la manera correcta a los órganos), pero el más preocupante es sin duda la posibilidad de una embolia pulmonar, que puede producirse si un fragmento de ese coágulo (o el coágulo al completo) se desprende del lugar en el que se encuentra y, a través del sistema circulatorio, llega hasta el pulmón.

Actualmente, existen distintos tratamientos encaminados a lograr deshacer ese peligroso coágulo, desde fármacos anticoagulantes (eparina) hasta técnicas de cirugía. El especialista hematólogo será quien establezca el más adecuado, aquel que garantice el pronóstico más favorable según las características de cada paciente y teniendo en cuenta las particularidades de la enfermedad que presenta.

0

No hay comentarios ¿Te animas?