Preguntas

El agua de mar, ¿se puede beber y es beneficiosa para la salud?

Teresa Rey

Lunes 15 de abril de 2019

2 minutos

El agua de mar envasada se puede ingerir aunque algunos expertos dudan de sus supuestas propiedades

El agua de mar se puede beber y es beneficiosa para la salud (Bigstock)

Actualmente dentro del conjunto de aguas embotelladas tenemos la opción de comprar “agua de mar” envasada. Es decir, un agua previamente tratada y apta para el consumo humano, para lo que se han de cumplir los requisitos establecidos por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan). Por lo tanto, el agua de mar que cumple los criterios de seguridad necesarios para su comercialización sí se puede beber. Otro aspecto diferente es que aporte los beneficios para la salud que algunos expertos dicen que posee.

Propiedades del agua de mar

Las teorías respecto a las ventajas para la salud del agua de mar parten de las investigaciones que realizó el biólogo René Quinton a finales del siglo XIX y siglo XX. Entre sus conclusiones asegura que ingerir agua de mar es bueno porque ayuda a suplir las carencias nutricionales que presenta el organismo de algunos minerales que este tipo de agua aporta.

Además, algunos expertos indican que ayuda a depurar y oxigenar el cuerpo y a estimular el sistema inmunológico. También se asegura que tiene propiedades isotónicas aptas para la recuperación tras el ejercicio físico, y que es buena para la piel.

Del mismo modo, se puede usar para cocinar, aportando mayor sabor a los alimentos por la cantidad de minerales y oligoelementos que contiene.

¿Beneficios para la salud?

Respecto a las propiedades del agua de mar y su repercusión en nuestra salud hay opiniones contrarias, posturas de nutricionistas a favor o en contra, y en general podemos encontrar distintas versiones en la comunidad científica. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios, aseguran que la mejor opción es beber agua del grifo, ya que según sus estudios esta es buena en la mayoría de las poblaciones españolas. Igualmente resulta más barata y contribuimos a preservar el medioambiente, por el impacto que las aguas embotelladas provocan a consecuencia de los envases, el transporte, etcétera.

Es cierto que muchas personas recurren a aguas minerales porque a pesar de poder beberla del grifo directamente no les gusta su sabor o porque simplemente les resulta más cómodo. Sin embargo, detrás de este tipo de aguas hay “mucho marketing”, aseguran desde la OCU. La carga de minerales de las aguas del grifo o envasadas depende de donde proceda, pero en líneas generales es baja, lo suficiente para proporcionar sabor, “pero insuficiente para influir en la salud de quien la beba”. Así cita el ejemplo de que es común oír que el agua de mineralización muy débil es buena para los riñones, pero la Asociación Española de Urología, lo ha desmentido porque no hay evidencia científica suficiente para hacer tal afirmación.

0

No hay comentarios ¿Te animas?