Preguntas

¿La anestesia conlleva más riesgos para una persona mayor?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 19 de agosto de 2019

2 minutos

Es imprescindible en determinadas intervenciones quirúrgicas y cada vez resulta más eficaz y segura

Anestesia

Cualquier operación entraña ciertos riesgos y también los distintos niveles de sedación que pueden ser necesarios para evitar el dolor al paciente. La Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (@sedar_es) explica que existen varios tipos de anestesia: desde la más ligera, la sedación, hasta la anestesia general, la más profunda, sin olvidar la anestesia regional, que puede aplicarse de manera localizada o en forma de bloqueos espinales o periféricos.

El objetivo de cualquier anestesia en evitar el dolor durante una intervención quirúrgica mediante la administración de determinados medicamentos, vía intravenosa o por inhalación. Los efectos en el organismo son evidentes. Cuando la anestesia general es necesaria, la persona a quien se le aplica permanece inconsciente y su organismo experimenta una serie de alteraciones en la respiración, el ritmo cardiaco o el nivel de oxígeno en sangre, que deben estar perfectamente controlados por el equipo médico que participa en la intervención.

Anestesia

Qué problemas pueden surgir con la anestesia en personas mayores

De entrada, la anestesia no reviste riesgos adicionales si se aplica a un adulto mayor, siempre que se realice una correcta pre evaluación antes de la anestesia que incluya un examen físico y detecte las posibles patologías asociadas que puedan influir en el desarrollo de la intervención. Según el estado general de salud y las características de cada paciente, se puede llegar a determinar el nivel de riesgo frente a la anestesia, recurriendo a la clasificación (del nivel 1 al 6) que determina la American Society of Anesthesiologists (@ASALifeline).

Conocer las características y posibles patologías que pueda padecer una persona mayor es esencial para prever cualquier reacción adversa frente a los fármacos que consiguen insensibilizarlo frente al dolor. Alergias, enfermedades respiratorias (EPOC o asma), dolencias del sistema cardiovascular (arritmias, arterioesclerosis o hipertensión)... Todo debe ser perfectamente evaluado antes de suministrar la anestesia en la dosis que resulte tan segura como efectiva.

Nuevos medicamentos y tecnologías innovadoras han hecho que las prácticas anestésicas actuales hayan disminuido de manera notable los riesgos y los problemas derivados en cualquier intervención quirúrgica.

Respecto a las personas mayores, las investigaciones más recientes se centran en averiguar si el uso de la anestesia general puede estar relacionado con un deterioro cognitivo post operatorio o incluso con el desarrollo de enfermedades como el Alzheimer u otros tipos de demencia. Esta relación podría apreciarse especialmente en adultos mayores de 70 años, pero es algo sobre lo que se continúa investigando a través de ensayos clínicos y estudios.

0

No hay comentarios ¿Te animas?