Preguntas

Cáncer de próstata y prostatitis: ¿en qué se diferencian ambas afecciones?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 19 de octubre de 2019

2 minutos

La prostatitis es una enfermedad que afecta, sobre todo, a los hombres mayores de 50 años

Cáncer de próstata y prostatitis: ¿en qué se diferencian?

¿Sabías que el cáncer de próstata es el segundo más frecuente entre los hombres? Alrededor de 1.200.000 nuevos casos se diagnostican cada año en todo el mundo, una cifra que se reduce a los 31.728 en el caso de España, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC @aecc_es). Como bien es sabido, este tipo de cáncer se origina cuando las células que residen en la próstata comienzan a crecer de forma descontrolada.

"Aunque la próstata está formada por muchos tipos de células diferentes, más del 99% de los cánceres de próstata se desarrollan sobre células glandulares. Estas células son las encargadas de producir el líquido prostático, que forma parte del semen", explican desde la AECC. Entre las posibles causas destacan los factores genéticos, hormonales y ambientales (como la contaminación o las dietas ricas en grasas animales) o los agentes infecciosos.

Aunque se trata de una dolencia muy conocida y presente en la comunidad médica, muchas personas todavía la confunden con una enfermedad que es totalmente diferente, quizás porque afecta al mismo miembro. ¿Has oído hablar alguna vez de la prostatitis?

Enfermedades de la próstata

Una infección bacteriana muy dolorosa

Para aquellos que todavía no la conozcan, la prostatitis hace referencia a la infección bateriana de la glándula prostática, ubicada debajo de la vejiga y cuya función principal es producir el líquido seminal que nutre y transporta el esperma. Su sintomatología se caracteriza por los trastornos miccionales, el dolor al orinar, la retención aguda de orina, la frecuencia o urgencia miccional o la disuria, que es la dificultad para evacuar correctamente la orina.

Aunque a día de hoy no se conoce una causa concreta que provoque su aparición, algunas teorías apuntan al estrechamiento de la uretra o la pared de la vejiga, la alteración del retorno venoso, la entrada de gérmenes a la próstata o la filtración de parte de la orina hacia el interior de la glándula prostática, tal y como aseguran desde la Clínica Universidad de Navarra (@ClinicaNavarra).

Para tratar dicha afección, que puede cronificarse si no se atiende de manera adecuada y durante un tiempo prolongado (de seis a doce semanas), el paciente solo tiene que tomar antibióticos bactericidas por vía parenteral. No obstante, dependiendo de la gravedad y el estado del mismo, es posible recurrir a otros tratamientos complementarios como, por ejemplo, la ingesta de antiinflamatorios, relajantes musculares y alfa-bloqueantes, o la fitoterapia.

0

No hay comentarios ¿Te animas?