Preguntas

¿Cómo puede afectar tu alimentación a tus dolores de espalda?

Marco Herrera

Foto: Bigstock

Jueves 10 de octubre de 2019

3 minutos

Se ha detectado que la prevalencia de dolor de espalda está asociada con la obesidad y el sobrepeso

¿Cómo puede afectar tu alimentación a tus dolores de espalda?

Cuando se trata de inflamación que resulta en dolor de espalda es cierto que eres lo que comes. Se ha demostrado que muchos alimentos reducen la inflamación, mientras que otros la aumentan. Las dietas altas en azúcar y alimentos grasos también aumentan el riesgo de obesidad, lo que contribuye al dolor de espalda. Según la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, se sabe que la ingesta dietética poco saludable es un factor que contribuye al desarrollo del sobrepeso y la obesidad. Se ha detectado que una mayor prevalencia de dolor de espalda está asociada con la obesidad.

Músculos y dieta

Los músculos de la parte baja de la espalda y el abdomen están destinados a trabajar juntos para apoyar la parte superior del cuerpo y la alineación de la columna vertebral. Como estos músculos pueden no obtener los nutrientes esenciales necesarios, tu capacidad de reparación puede ser deficiente. Al mismo tiempo, la cantidad de tiempo necesario para que estos músculos se recuperen de una lesión puede aumentar.

Para mantener la espalda sana y reducir los dolores y molestias, es importante comer una dieta equilibrada que incluya cantidades adecuadas de proteínas, carbohidratos y grasas. También es importante asegurarse de obtener suficiente agua. Asegúrate de beber de ocho a 10 vasos de agua al día. Con la deshidratación se pierden muchos nutrientes importantes que son necesarios para el cuerpo y los discos espinales.

Una camiseta inteligente detecta malas posturas en la espalda y las corrige (Bigstock)

Reducir la inflamación

Un dolor de espalda considerable es el resultado directo de la inflamación, y las causas de la inflamación varían. A menudo es una respuesta defensiva a la infección o alguna sustancia extraña en nuestros cuerpos. Sin embargo, esta respuesta defensiva puede volverse crónica y desencadenarse cuando no hay infección u otra causa inmediata.

Estudios recientes han demostrado que varios alimentos son proinflamatorios. Por ejemplo, los alimentos ricos en grasas trans, grasas saturadas, azúcares y harina blanca pueden desencadenar la inflamación a través de una compleja serie de procesos bioquímicos y hormonales. En consecuencia, si sufres de dolor de espalda continuo, es sensato reducir la cantidad de alimentos proinflamatorios que comes, como:

  • Carnes rojas.
  • Alimentos altamente procesados ​​y alimentos con azúcares agregados.
  • Pan blanco, pasta y arroz.
  • Lácteos enteros.
  • Bebidas azucaradas y aperitivos.
  • Comida frita.


¿Qué comer para el dolor de espalda?

Ninguna dieta por sí sola es la respuesta al dolor de espalda crónico. Pero al reducir la ingesta de alimentos proinflamatorios y comer aquellos que se sabe que contrarrestan e incluso reducen la inflamación, definitivamente le hará un gran favor a tu espalda y a tu salud en general. Los mejores alimentos para contrarrestar la inflamación son aquellos que contienen altos niveles de antioxidantes, proteínas magras y grasas insaturadas. Los alimentos que tienen estas cualidades a menudo se encuentran en una dieta mediterránea, que compromete una gran cantidad de pescado, verduras crudas, frutas, granos enteros y aceite de oliva.

Consejos para evitar el dolor de espalda y cuello cuando estás conduciendo

Huesos fuertes

La osteoporosis es un debilitamiento de los huesos, que comienza a los 20 años. Esta afección tiende a comprometer las vértebras de la columna vertebral y ocasiona problemas de espalda. Cuando somos jóvenes, es importante acumular suficiente calcio para retrasar la aparición de osteoporosis. También puedes ralentizar el proceso si continúas con una buena ingesta de calcio. Se recomienda a las mujeres que consuman entre 1200 y 1500 mg de calcio al día. Los hombres deben apuntar de 800 a 1000 mg.

Las fuentes populares incluyen la leche fortificada con calcio y otros productos lácteos como yogur, panes integrales y leche de soja. Afortunadamente, hay muchos suplementos de calcio para asegurarte de alcanzar tu ingesta óptima, pero siempre es mejor obtener el calcio de una comida saludable. También vale la pena recordar que tu cuerpo puede absorber solo alrededor de 600 mg de calcio a la vez.

 
0

No hay comentarios ¿Te animas?