Preguntas

¿Cómo hay que prepararse para una sesión de radioterapia?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 2 de noviembre de 2019

3 minutos

Conocer en qué consiste el tratamiento oncológico y aclarar cualquier duda es básico para afrontarla

¿Cómo hay que prepararse para una sesión de radioterapia?

La terapia radiológica se utiliza con frecuencia a la hora de tratar distintos tipos de tumores malignos. Como señala la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (@SEOR3) en las dos últimas décadas, los avances en biología molecular, unidos al desarrollo de nuevos fármacos y al uso de equipos de tecnología innovadora, han logrado que la radioterapia incremente su eficacia y sus buenos resultados frente al cáncer, reduciendo, además, los posibles efectos secundarios.

En el momento de afrontar la primera sesión, debes tener presente que han sido muchas las pruebas diagnósticas previas que han señalado a la radioterapia como el mejor tratamiento para ti. Frente a dudas y temores, absolutamente lógicos, debe prevalecer en tu mente la idea de que la radioterapia es algo bueno.

preparase radioterrapia

Lo que debes saber sobre la radioterapia

Las radiaciones no son algo desconocido para nosotros, porque están presentes en nuestro entorno (por ejemplo las radiaciones solares) y también se recurre a ellas en distintas pruebas u exploraciones médicas relativamente habituales como una radiografía (rayos X) o un TAC.

La Sociedad Española de Oncología Médica (@_SEOM) explica que la radioterapia es la aplicación de radiaciones ionizantes en un área concreta del cuerpo. Es, por tanto, un tratamiento local, que ha demostrado su efectividad a la hora de “atacar” directamente a las células tumorales.

Cuando el oncólogo radioterápico te hable por primera vez de la idoneidad, en tu caso, de recurrir a la radioterapia como tratamiento, es importante que te explique exactamente en qué van a consistir las sesiones, porque no hay que olvidar que existen distintos tipos de radioterapia y que además, estos pueden aplicarse como tratamiento único o como adyuvante de otra terapias como la quimio o la cirugía. Es importante que preguntes cualquier duda que puedas tener. Cuanta más información tengas del tratamiento más tranquilo lo afrontarás.

prepararse radioterapia1

 

Las recomendaciones básicas

Asumir un diagnóstico de cáncer no se fácil pero, médicos y psicólogos coinciden en que afrontar el tratamiento, pensando que es el inicio de la curación de la enfermedad, es el mejor comienzo. Tal como señala el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (@NCIespanol) es estrés físico y emocional, que puede crear el hecho de descubrir que se sufre esta enfermedad, puede convertirse en un factor agravante que afecte a la calidad de vida. Ansiedad, depresión…el estrés psicológico no ayuda en el proceso de recuperación y si consideras que necesitas atención especializada, como la que puede ofrecer un psicooncólogo no debes dudar en solicitarla.

Además de tener mentalidad positiva, a la hora de esa primera sesión tendrás que decidir si acudir solo o acompañado. Es algo muy personal aunque, por lo general, contar con el apoyo de un familiar o amigo siempre tranquiliza.

También te dará seguridad familiarizarte con el equipo médico que te va a atender sabiendo qué hace, en concreto, cada uno de ellos, desde el médico oncólogo radioterápico hasta el radiofísico, responsable de ajustar la dosis exacta de radiación que requiere tu tratamiento.

En general, salvo que tu oncólogo realice alguna indicación específica, acudir a una sesión de radioterapia no requiere preparación previa especíca como por ejemplo acudir en ayunas. Como recomendaciones básicas, es aconsejable llevar la piel totalmente limpia y sin haber extendido crema. Ten en cuenta que antes de aplicar la radiación, el médico o la enfermera de oncología, dibujarán en tu piel la zona donde ésta debe centrarse y las cremas podrían dificultar este paso previo.

También se aconseja el uso de ropa que resulte cómoda, que no pueda provocar rozaduras (por ejemplo, mejor sujetadores sin aros) y que sea preferentemente de algodón.

Por último si la radioterapia se aplica en el área de la boca es muy importante una revisión odontológica para evitar posteriores infecciones o lesiones.

prepararse radioterapia

¿Y después de la sesión?

Una vez iniciado el tratamiento y superados los miedos normales de esa primera sesión, es importante seguir una serie de consejos durante las semanas que, probablemente, durará. Las sesiones de radioterapia generalmente se suceden a diario para lograr un mayor efecto terapéutico y en estos días algunas recomendaciones importantes que hace la Asociación Española Contra el Cáncer (@aecc_es) que, además, ayudarán a minimizar los efectos secundarios son:

  1. No cubras la zona tratada (esparadrapo, tiritas…) para evitar lesionar la piel al despegar estos apósitos. Iniciado el tratamiento, consulta con el médico antes de aplicarte en el área tratada cualquier crema o loción corporal.
  2. Evita la exposición al sol de la zona del cuerpo tratada.
  3. Si la radioterapia se aplica en algún pliegue (ingles) o en las axilas, lava el área con jabón neutro y sécala completamente. Evita la depilación. Si el área requiere afeitado (cabeza, cuello) es preferible optar por la maquinilla (es importante evitar cortes).
  4. Como norma general, no hay que hacer modificaciones en la dieta, aunque si surge cualquier anomalía (falta de apetito, disfagia, boca seca…) deberás comentarlo con tu oncólogo para establecer las medidas oportunas que puedan aliviarlas.
0

No hay comentarios ¿Te animas?