Preguntas

Cómo se originan los radicales libres y cuál es su vínculo con el envejecimiento

Teresa Rey

Viernes 22 de marzo de 2019

2 minutos

Se considera que hay una relación entre el estrés oxidativo y determinadas patologías degenerativas

Cómo se originan los radicales libres y cuál es su vínculo con el envejecimiento (Bigstock)

Radicales libres y estrés oxidativo. Probablemente hayas oído hablar de ellos en más de una ocasión, pero ¿sabes qué son realmente y cómo afectan al organismo? La definición de radicales libres en sí es fácil de entender porque realmente son moléculas que se caracterizan por poseer un electrón desaparejado en uno de sus átomos. Y esta anomalía es la que hace que los radicales libres provoquen en el organismo de los seres vivos procesos de oxidación. Si el cuerpo no es capaz de frenar o contrarrestar esos procesos es cuando se produce el estrés oxidativo. Una de las formas de frenarlo, según algunos expertos, es través de la alimentos con antioxidantes.

Cómo se forman

Los radicales libres se pueden originar a consecuencia de muchas moléculas, pero los que tienen una mayor repercusión en las patologías de los humanos son los que produce el oxígeno.

El organismo produce por sí mismo estos radicales libres. Las propias células del cuerpo las originan a través de distintos procesos que realizan, y luego también pueden proceder de fuentes externas. Una de las más importantes es el tabaco o los hidrocarburos presentes en la atmósfera. De hecho, cuando la concentración de CO2 en el aire inspirado sobrepasa el 30-40%, las defensas antioxidantes comienzan a fracasar, explican los investigadores Fernando Paredes Salido y Juan José Roca Fernández en el artículo Influencia de los radicales libres en el envejecimiento celular.

El hecho de que el organismo produzca radicales libres no es lo preocupante, pues es un mecanismo natural de los humanos. El problema es que haya una descompensación entre su producción y eliminación, algo que se puede dar por un decaimiento de los mecanismos antioxidantes del propio organismo, que van disminuyendo con la edad.

“Detrás de este estrés oxidativo se encuentran toda una serie de procesos y patologías de carácter degenerativo por lo general asociadas al envejecimiento”, explica Guillermo Sáez Tormo, profesor del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Valencia. Algunas de estas patologías son las enfermedades cardiovasculares y metabólicas, las neurodegenerativas, los procesos inflamatorios, el cáncer y también se incluye al envejecimiento celular. En las enfermedades mencionadas, “los indicadores del estrés oxidativo se presentan como efectivos marcadores de su evolución clínica”. Es decir, pueden servir a los médicos para predecir el pronóstico y monitorizar cómo van avanzando estos trastornos, matiza el profesor.

Radicales libres y alimentación

Algunos expertos aconsejan la ingesta de nutrientes antioxidantes para disminuir la cantidad de radicales libres en el organismo. Los principales son la pro-vitamina A o Betacaroteno, la vitamina E y la vitamina C, que se encuentran en zanahorias, espinacas, pimiento rojo, perejil, frutos rojos, brócolis, kiwis y verduras de hoja verde o frutos secos, entre otros.

En cuanto a minerales, destacan el selenio, el zinc, el hierro, el cobre o el manganeso, que están por ejemplo en carnes, pescados, mariscos, huevos, cereales integrales, vísceras e hígados.

0

No hay comentarios ¿Te animas?