Preguntas

Con qué fármacos puede aparecer el síndrome de abstinencia

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 28 de julio de 2019

2 minutos

Los antidepresivos son los más relacionados con este trastorno pero bajo control no tiene que darse

Con qué fármacos puede aparecer el síndrome de abstinencia

Tomar medicamentos, como ya se sabe, tiene sus pros y contras. Dentro de los aspectos negativos que conllevan aparte de los efectos secundarios, en ocasiones pueden provocar lo que se conoce como síndrome de abstinencia. Este en concreto se produce con un tipo de fármacos susceptibles de que esto suceda como es el caso de las benzodiacepinas, que se emplean para el tratamiento de la ansiedad y otros antidepresivos.

Síntomas durante unas semanas  

En lo que se refiere a la ingesta de fármacos, el síndrome de abstinencia genera una serie de síntomas y signos de índole físico o psíquico, que aparecen principalmente si el tratamiento se interrumpe o se disminuye de forma brusca.

La cuestión es que fármacos como las benzodiacepinas y algunos antidepresivos, tienden a provocar adicción. En algunos casos esta surge por un consumo de prolongado y también por las dosis administradas, y es por ello que en ocasiones dan lugar a este síndrome.

Cuando estos dejan de administrarse desembocan en una serie de síntomas de abstinencia que duran unas semanas. Entre ellos, se encuentran por ejemplo la aparición de mareos, cansancio, irritabilidad, náuseas, escalofríos, insomnio o dolores de cabeza, entre otros.

Qué tipos de antidepresivos hay y cuándo están indicados

No tiene que ser adicción

Ahora bien el que se manifiesten esta serie de signos al dejar de tomar ciertos fármacos, no significa necesariamente que seamos adictos a ellos. Simplemente es una reacción del organismo que provocan estos productos. Una adicción es algo más grave que crea daños cerebrales, así como otros trastornos que tienen que ver con la capacidad de controlar el uso de una sustancia en concreto, indican los expertos.

Para minimizar al máximo los efectos de este síndrome hay que seguir las indicaciones del médico. Lo más probable es que se pauten dosis cada vez menores para ver cómo el organismo se va adaptando a esta nueva condición. Es decir, estos tratamientos se van eliminando de forma progresiva y controlada por los facultativos. Nunca debemos tomar la iniciativa y dejarlos por nuestra cuenta.

Existen a su vez varias opciones, como por ejemplo que se nos aconseje la ingesta de otro medicamento durante un tiempo pequeño hasta que nuestro cuerpo se amolde a la nueva situación. Es muy importante estar pendiente de cómo reaccionamos pues a veces los síntomas que produce la abstinencia se pueden confundir con una nueva depresión. Por ello el intercambio de información con el médico es fundamental.

0

No hay comentarios ¿Te animas?