Preguntas

¿Cuáles son las pruebas que se hacen para detectar la infección por Helicobacter pylori?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 18 de agosto de 2019

2 minutos

Para saber si tenemos esta bacteria se hace una prueba de aliento o un análisis de las heces

Cuáles son pruebas que se hacen para detectar la infección por Helicobacter pylori

El Helicobacter pylori es una bacteria que puede estar presente en el estómago de algunas personas. Si es así, lo normal es sentir dolor o ardor estomacal, hinchazón, náuseas o vómitos o eructos continuos. Estos síntomas aparecen por tanto cuando ya tenemos la bacteria, pero para verificar que esto es así y precisar el diagnóstico existen varias pruebas.

Prueba del aliento

Con un análisis de sangre se puede llegar a ver si la bacteria está activa o lo estuvo con anterioridad, pero hay otras maneras de detectarla que ofrecen menos margen de error. Es por ello que se suele recurrir más a ellas, o para contrarrestar los resultados de la analítica.

Uno de los exámenes más habituales para detectar el Helicobacter pylori es la prueba del aliento. Antes de realizarla te mandarán tomar una pastilla o líquido con moléculas de carbono. En el caso de que tengas este microorganismo, al digerir la solución en el estómago el carbono se libera, el cuerpo lo absorbe y se exhala por la boca. Esta operación de expulsar el aire deberás hacerla dentro de una bolsa, donde el profesional de la salud recogerá el aliento exhalado a través de un dispositivo especial para detectar si se ha liberado o no carbono.

Antes de realizar este procedimiento, el médico te indicará los medicamentos que no debes ingerir durante al menos una o dos semanas (inhibidores de la bomba de protones, subsalicilato de bismuto y antibióticos), pues algunos de ellos pueden interferir en los resultados de este método.

Helicobacter pylori: la bacteria que afecta a media España. Mujer con dolor abdominal (bigstock)

Análisis de heces y gastroscopia

Otra de las opciones más empleadas es el análisis de antígenos en las heces, que trata de localizar proteínas asociadas al H. pylori en muestras de defecación. De igual modo que en el caso anterior, será necesario suprimir los mismos tipos de fármacos para dar una fiabilidad plena al estudio.

También se puede recurrir a la grastroscopia. Esta es un poco más molesta porque nos tienen que sedar e introducir a través de la boca un tubo que en su extremo lleva incorporada una cámara o endoscopio que ofrece imágenes del estómago y del duodeno. En el caso de tener dudas es posible realizar una pequeña biopsia para obtener una muestra de tejido. Esta opción se suele recomendar para detectar otros problemas relacionados con el aparato digestivo o determinar si la bacteria ha provocado alguna úlcera.

0

No hay comentarios ¿Te animas?