Preguntas

En la actualidad, ¿hay motivos para temer a la anestesia?

Teresa Rey

Sábado 13 de abril de 2019

2 minutos

Su evolución en los últimos 40 años ha disminuido en gran medida los riesgos que entrañaba antes

En la actualidad, no hay motivos para temer a la anestesia (Bigstock)

Someterse a una operación quirúrgica tiene unos riesgos, todo lo sabemos, pero dentro de lo que implica todo este proceso, hay algo que preocupa en concreto a algunas personas: la anestesia. En realidad, lo que más inquieta, es el miedo a no despertar. Sin embargo, los expertos aseguran que en la actualidad las complicaciones relacionadas con la anestesia han descendido notablemente en comparación con 25 años atrás. En cifras, según la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (Sedar), se estima que el riesgo de muerte causado en relación directa con la anestesia es de un caso por cada 200.000 intervenciones.

Los anestesiólogos aseguran que la anestesia ha evolucionado mucho en los últimos 40 años. Desde la utilización del protóxido de azoe por el dentista Horacio Wells, en el año 1884, que empleó por primera vez este tipo de anestesia en la odontología, se han producido numerosos avances en este campo, en la medicina en general y en las distintas cirugías.

Tipos de anestesia

Actualmente podemos encontrarnos distintos tipos de anestesia, y estos se aplican en función de la intervención que se vaya a efectuar. La sedación se utiliza como un calmante, sobre todo, con la intención de evitar que el paciente sienta molestias en pruebas que le pueden resultar algo incómodas. Luego está la anestesia regional, que comprende la epidural o la local. Y por último, tenemos la anestesia general, que permite todo tipo de operación.

Hoy día el paciente puede escoger la anestesia, pero la selección definitiva estará condicionada por la evaluación del equipo médico, el tipo de intervención y el estado de salud general en el que nos encontremos.

¿Riesgos? Sí o no

En cuanto a los riegos de la anestesia, en general, en la época actual son mínimos, según los especialistas. Esto es así, entre otras cosas porque antes de realizar una intervención el paciente se somete a una consulta preanestésica en la que se realizan varias pruebas para evaluar su estado de salud general. Se analiza el historial médico y si se considera necesario se mandarán realizar estudios complementarios.

Además, el anestesiólogo ha de explicar qué tipo es más conveniente en cada caso y resolver las dudas que se tengan sobre la misma. Cada procedimiento quirúrgico puede llevar asociado una complicación concreta, por lo que este es el momento para informarnos en el caso de que tengamos alguna inquietud relacionada con la sedación que se nos va a aplicar.

0

No hay comentarios ¿Te animas?