Preguntas

¿Cuáles son las fracturas más frecuentes en personas mayores?

Mariola Báez

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 14 de agosto de 2019

1 minuto

La desmineralización ósea y las caídas son las dos causas habituales que suelen provocarlas

Fracturas frecuentes en personas mayores

Según datos recogidos por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (@seggeriatria), el 30% de las personas mayores de 65 años se cae, al menos, una vez al año y el 20% necesita atención médica. Afortunadamente, no todas las caídas acaban en una fractura, aunque en muchos casos (entre un 5% y un 10%) es una consecuencia inevitable.

En este sentido, una dieta equilibrada que incluya la ingesta de suficiente calcio y vitamina D y la práctica diaria de ejercicio físico, que favorezca la fuerza y el equilibrio, son las mejores medidas preventivas para lograr que el número de caídas y fracturas vaya en detrimento.

Fracturas en personas mayores

Las tres fracturas más comunes y su evolución

Cualquier persona puede sufrir una fractura en cualquier hueso del cuerpo. Sin embargo, en los adultos mayores, las cifras apuntan que es el cuello del fémur el que suele verse afectado con más asiduidad. Es lo que generalmente conocemos como fractura de cadera, cuyos casos en España superan los 60.000 al año, según datos de la SEGG. Dependiendo de las características concretas de cada fractura y del daño recibido en los huesos implicados, el tratamiento, generalmente quirúrgico, irá desde la colocación de una placa o tornillo hasta la implantación de algún tipo de prótesis parcial o total.

Las manos son otro de los puntos proclives a las fracturas, más concretamente la muñeca. La explicación es sencilla pues, ante una pérdida de equilibrio, intentamos frenar un posible impacto con nuestras manos. El tipo de lesión más común en la llamada fractura de Collers que, como explica la Clínica Universidad de Navarra (@ClinicaNavarra), se produce por la hiper extensión de la muñeca, que “cae” y se dobla sobre la palma de la mano como si fuese el talón. En general, es una fractura de fácil tratamiento (inmovilización) y que no suele presentar complicaciones.

Las fracturas de hombro se sitúan también entre las más comunes en adultos mayores, aunque en menor medida que las dos anteriores. En este caso, el tratamiento es más complejo y varía según los huesos y las articulaciones afectadas, no descartándose la intervención quirúrgica. Una de las fracturas más frecuentes es la que perjudica a los manguitos rotadores.

0

No hay comentarios ¿Te animas?