Preguntas

¿Qué función tienen las muelas del juicio y cuándo se deben quitar?

Marco Herrera

Domingo 28 de julio de 2019

2 minutos

Muchas veces las muelas del juicio no pueden erupcionar en las arcadas y ahí aparecen los problemas

Mujer con problemas con las muelas del juicio

Las conocidas como muelas del juicio se trata de los terceros molares o también llamado cordales según la odontología. Anatómicamente la boca tiene seis molares en cada arcada, es decir, seis molares en la parte superior y seis en la parte inferior. De esas 12 muelas, cuatro se tratan de muelas del juicio.

Antiguamente, los humanos presentaban unos huesos maxilares más amplios y robustos por el tipo de alimentación y vida, pero con la evolución, nuestros dientes y huesos faciales no necesitan ser tan potentes y por ello hay muchos casos en los que las muelas del juicio no pueden erupcionar dentro de las arcadas y ahí aparecen los problemas.

¿Qué función tienen las muelas del juicio?

Como cualquier otro molar, su función es la de la masticación principal de los alimentos antes de digerirlos. Pero como hemos comentado anteriormente, por la propia anatomía actual de los maxilares, muchas no llegan a erupcionar y ello más que una ventaja se convierte en un calvario.

Según la Dra. Luz Castro, de las Clínicas Dentales Dentix (@dentix_es), "en la consulta nos encontramos con muchísimos pacientes con problemas en los cordales. Cuando los estudiamos, vemos que la mayoría no pueden erupcionar porque no existe espacio en las arcadas, se enclavan en los molares que las preceden o adquieren posiciones al intentar erupcionar, como colocarse horizontalmente, que impiden fisicamente que puedan salir". Y añade que "existen otros casos en los que los pacientes ni las tienen, es decir, no ha aparecido el germen dentario y esas muelas nunca van a existir".

El dentista puede acabar con el sarro

 

¿Cúando se deben quitar las muelas del juicio?

Las muelas del juicio se deben quitar por regla general cuando provoquen síntomas de dolor, inflamación y sangrados prolongados en el tiempo e interrumpa la vida normal de la persona.

Otras veces, el paciente no sufre dolor ni molestia, pero cuando se realiza un estudio radiográfico o una exploración se observa que está produciendo daños en otras estructuras como los casos en los que se enclava en el molar anterior, provocando caries, fracturas y en general daños en los segundos molares que puede llevar a que se tengan que extraer no solo las muelas del juicio, sino éstas también.

También en casos en los que aparecen quistes óseos de infección o inflamatorios alrededor de las muelas del juicio por el tiempo que están dentro del hueso sin poder erupcionar, lo que puede llevar a patologías más graves y que por ello se debe estudiar su extracción.

Por último, hay casos en los que es necesario la extracción de los cordales por motivos de tratamientos odontológicos, sin que hayan dado síntomas hasta el momento. Esos casos son, por ejemplo, tratamientos de ortodoncia o reposición de molares ausentes ya sea con implantes u otros tipos de prótesis y las muelas del juicio ocupan esos espacios.

Revisa la salud de tu boca

Cuando no han erupcionado, es decir, no se observan en boca, el odontólogo debe estudiar el estado en el que se encuentra y su cercanía a estructuras óseas y nerviosas, principalmente para valorar la dificultad que va a existir durante la extracción previamente a realizarla.

Es muy común que en la mandíbula estén muy cerca del nervio dentario inferior, nervio mas importante irrigador de esa zona de la cara, y se deba estudiar con otras pruebas como un TAC la posición real y si se pueden producir efectos secundarios en estas estructuras.

En definitiva, regularmente debemos acudir a nuestro odontólogo para que nos haga una revisión general y, en casos en los que ya tengamos problemas en las muelas del juicio, que sea un profesional quien nos explique que situación tenemos y cómo debemos actuar.

0

No hay comentarios ¿Te animas?