Preguntas

Geriatría y Gerontología: ¿conoces la diferencia?

Mariola Báez

Foto: Bogstock

Domingo 23 de febrero de 2020

4 minutos

Son disciplinas distintas, pero ambas centradas en la salud y el bienestar de las personas mayores

Geriatría y gerontología en la atención integral a las personas mayores

El aumento progresivo de la esperanza de vida experimentado en las últimas décadas ha hecho que la atención especializada en el segmento de población de más edad resulte cada vez más necesaria. La Organización Mundial de la Salud (@OMS_es) estima que en 2050 habrá 2.000 millones de personas mayores de 60 años en el mundo, un 22% de la población total. España, además, es uno de los países más envejecidos del planeta, según muestra la evolución de la pirámide de población.

Por todo ello, el cuidado de los mayores, centrado no solo en vivir más años sino con mejor calidad, crea nuevas disciplinas, que no solo se ciñen al campo de la medicina, sino que abarcan los múltiples aspectos, físicos y psicológicos que inciden directamente en el día a día de una persona mayor.

Geriatría y Gerontología para una atención global a los mayores

Geriatría y Gerontología, el binomio necesario

Son distintas, se completan y persiguen un objetivo común: ofrecer el mejor cuidado teniendo en cuenta un factor clave: el propio envejecimiento. Que el adulto mayor requiere atención especializada, ahora nos parece algo evidente, pero hace décadas no estaba tan claro. La Geriatría y la Gerontología han hecho que, en la actualidad, las características propias de esta etapa de la vida sean analizadas y valoradas a la hora de abordar no solo cualquier tratamiento médico, sino, además, cualquier problema relacionado con la salud, la psicología o el entorno social de los mayores.

Como señala la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (@seggeriatria), la Geriatría es una especialidad médica que, como cualquier otra, ha de cursarse con licenciatura o grado previo en Medicina. El geriatra conoce mejor que nadie los cambios fisiológicos que puede producir el envejecimiento en el organismo humano y cuál es la atención exacta que requiere cualquier patología teniendo en cuenta esos cambios.

Prevenir y tratar enfermedades prevalentes en la población de más edad, como pueden ser la sarcopenia, que implica la pérdida progresiva de masa muscular, o la fragilidad, que puede llegar a convertirse en un estado de pre dependencia, es parte importante de sus funciones. El médico geriatra conoce las particularidades que pueden presentar sus pacientes pudiendo ofrecer, así, la mejor atención en caso de enfermedades crónicas y de carácter degenerativo que puedan padecer personas, quizá, con pluripatología que requiere polimedicación.

Además de prestar esta atención, también se encarga del tratamiento de los distintos síndromes geriátricos como pueden ser situaciones concretas derivadas del deterioro cognitivo, la tendencia a la inestabilidad en la marcha y a las caídas, la incontinencia urinaria, la malnutrición etc. Para ello cuenta con técnicas y herramientas específicas, siendo la más importante la Valoración Geriátrica Integral, un procedimiento interdisciplinar que tiene en cuenta todos los aspectos que inciden la situación que presenta una persona mayor a la hora de establecer un diagnóstico y de proponer un determinado tratamiento que mejore su salud o su calidad de vida.

Aportar sus conocimientos a otras especialidades, formando parte de equipos médicos multidisciplinares, necesarios por ejemplo en el tratamiento del cáncer o de las enfermedades renales en adultos mayores es otra de sus funciones esenciales.

Geriatría y gerontología dos disciplinas complementarias

¿De qué se encarga la Gerontología?

Si la Geriatría es una rama médica que aborda múltiples patologías de las personas mayores, la Gerontología es una ciencia, también multidisciplinar, con un extenso ámbito de actuación. Un gerontólogo puede ser médico de familia o de otras especialidades y también o ser un profesional de otros ámbitos de  la salud como el de la Psicología, la Enfermería o la Terapia Ocupacional, sin excluir cualquier otro campo, como podrían ser los que abarcan las Ciencias Sociales.

Esta disciplina estudia el proceso de envejecimiento y su incidencia en una persona desde todas las perspectivas: físicas, psíquicas y sociales. Se centra en la atención y el cuidado integral del adulto mayor y a su vez tiene distintas especialidades, que van desde la gerontología biológica, aquella que analiza los propios mecanismos del envejecimiento, sus complicaciones y las patologías físicas que pueden estar a él asociadas, hasta la psicogerontología una rama cada vez con un peso mayor en el tratamiento específico de una persona de edad avanzada.

La Sociedad Española de Psicogerontología (@AEPsicoGeron) explica que mientras que la gerontología es una ciencia multidisciplinar, la psicogerontología es una especialidad de la Psicología, que aplica sus conocimientos para promover el bienestar de los mayores y también de sus cuidadores.

Otro ejemplo del grado de especialización de esta disciplina y de su importancia en el cuidado y atención del adulto mayor es el que representa la Sociedad Española de Gerodontología (SEGER) que agrupa a profesionales especializados en los problemas odontológicos específicos de la población mayor teniendo en cuenta sus características y la importancia de la atención bucodental para mantener la salud en su conjunto.

Geriatría y Gerontología son especialidades distintas, pero forman un binomio esencial para lograr los tratamientos multidisciplinares que requiere la atención integral a las personas mayores.

0

No hay comentarios ¿Te animas?