Preguntas

Hemorroides externas e internas: cómo diferenciarlas para poder tratarlas

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Viernes 27 de septiembre de 2019

2 minutos

Cuando los vasos sanguíneos se inflaman en el recto, aparecen las temidas hemorroides

Hemorroides externas e internas

Como bien es sabido, las hemorroides aparecen cuando los vasos sanguíneos del recto se inflaman y desencadenan una sintomatología liderada por signos tan molestos como sangrado al evacuar los intestinos, inflamación e irritación alrededor del ano o dolor en el área afectada. En cuanto a las causas, todavía se desconoce el motivo exacto de su aparición. Eso sí, son muchos los factores de riesgo que pueden influir como, por ejemplo, el estreñimiento crónico, la diarrea, el embarazo, la tensión durante las evacuaciones y, por supuesto, el envejecimiento.

Por lo general, este conjunto de síntomas y posibles causas varían ligeramente según el tipo de hemorroides que sufra el paciente y que dependen del lugar donde estén ubicadas. ¿Cuál es tu caso?

Hemorroides internas y externas

Como su propio nombre indica, las hemorroides internas son aquellas que se localizan en el interior del recto y cuyo signo principal es el sangrado que acompaña a las heces. No obstante, debido a que en la mayoría de ocasiones no presentan dolor alguno (ya que no hay nervios en esa zona), muchas personas no se percatan de su presencia. El paciente solo sentirá molestias cuando la hemorroide ya esté prolapsada, es decir, emerja por el orificio anal.

En el caso de las hemorroides externas, se encuentran bajo la piel que rodea el ano por lo que, además de los síntomas expuestos anteriormente, también provocan mucho dolor y comezón, lo que suele dificultar la correcta higiene de la zona. Además, estas molestias pueden empeorar si el paciente desarrolla también un coágulo interno, más frecuente en casos de estreñimiento o diarrea. De ahí la importancia de controlar su evolución e intentar mejorar su estado. ¿Qué tratamientos existen para ello?

Consejos para aliviar hemorroides (Bigstock)

Tratamientos para las hemorroides

Aunque estés en la obligación de comprobar como evolucionan tus hemorroides, el único que puede determinar realmente qué tipo de abultamiento sufres es un médico, que deberá inspeccionarlas y evaluarlas para concretar así el mejor tratamiento. Algunos de los consejos que contribuyen en el proceso son mantenerse hidratado, aumentar el consumo de fibra, limpiar correctamente la zona, usar toallitas húmedas en lugar de papel higiénico o hacer ejercicio de manera regular, entre otras.

En cuanto a los tratamientos oficiales, las hemorroides se pueden solucionar mediante técnicas quirúrgicas, especialmente si el dolor es severo o se ha formado un coágulo de sangre importante. En el resto de casos, las medidas anteriores deben ser suficientes. Según la Fundación Española del Aparato Digestivo (@saludigestivo), estas son las vías disponibles:

  • La instalación de una ligadura con bandas elásticas, que corta el suministro de sangre y se cae a los pocos días. Esta técnica suele utilizarse para las hemorroides internas que sobresalen un poco.
  • Una escleroterapia, que consiste en inyectar un material irritante que favorece la cicatrización de las hemorroides.
  • En el caso de que ninguno de los métodos anteriores resuelva el problema, el médico puede optar por la cirugía.
0

No hay comentarios ¿Te animas?