Preguntas

Día Internacional contra el Síndrome de Asperger: ¿cuáles son sus síntomas en mayores?

Marco Herrera

Foto: BigStock

Martes 18 de febrero de 2020

4 minutos

Es común que las personas diagnosticadas con Asperger tengan una inteligencia superior a la normal

Día Internacional contra el Síndrome de Asperger

Desde 2007, cada 18 de febrero se celebra el Día Internacional del Asperger, que es un grupo de trastornos neurológicos conocidos dentro del espectro autista y se considera leve. Quienes lo padecen presentan síntomas como dificultades en la interacción social, comportamientos repetitivos y poca flexibilidad en lo que piensan, enfocándose en procedimientos rutinarios.

El autismo de alto funcionamiento significa que las personas de este colectivo no tienen discapacidad en las habilidades del lenguaje y el desarrollo cognitivo, que es típico de muchas otras con trastorno en este espectro.

A menudo, los diagnosticados con Asperger tienen una inteligencia normal o superior a lo habitual y con frecuencia pueden ser educadas en aulas convencionales y tener trabajo. Este síndrome no se puede curar, aunque el diagnóstico y la intervención tempranos pueden ayudar a establecer conexiones sociales, alcanzar su potencial y llevar una vida productiva.

Síntomas en adultos

Según el Hospital Vall D'Hebron de Barcelona, aparte de tener pocas carencias cognitivas o del lenguaje, los adultos con Asperger pueden experimentar otros síntomas, muchos de los cuales pueden afectar significativamente a la vida diaria. No hay dos personas que padezcan el síndrome de la misma manera y es posible que solo tengan algunos de estos signos o que los sufran en diferentes momentos. Los síntomas del trastorno del espectro autista de alto funcionamiento se pueden dividir en tres áreas.

¿Puede afectar el Síndrome de Asperger a las personas mayores?

Síntomas emocionales y de comportamiento

Un rasgo habitual son los comportamientos repetitivos, como hacer lo mismo todas las mañanas antes de ir al trabajo, girar un objeto varias veces o abrir una puerta de cierta manera. El hecho de que se lleven a cabo este tipo de pautas no significa que se padezca Asperger, ya que otros trastornos también pueden provocarlas. La incapacidad para comprender y transmitir problemas emocionales, como el dolor o la frustración, es otro de los signos más comunes. Además, los problemas no literales, es decir, aquellos que no se pueden ver, pueden evadir igualmente sus formas lógicas de pensar.

Otro síntoma habitual es el enfoque en primera persona. Los adultos con este trastorno pueden tener dificultades para ver el mundo desde la perspectiva de otro individuo y presentan inconvenientes para reaccionar a las acciones, las palabras y los comportamientos con empatía o preocupación. La respuesta emocional exagerada, aunque no siempre es intencional, es otra característica de los adultos con el síndrome de Asperger.

Por último, hay que prestar atención a la respuesta anormal a estímulos sensoriales, que puede ser hipersensibilidad o hiposensibilidad (baja sensibilidad) a las sensaciones. Un ejemplo de ello es tocar objetos en exceso, olerlos deliberadamente o preferir la oscuridad a la luz natural.

Autismo en la tercera edad

Síntomas de comunicación

En este caso, el más habitual son las dificultades sociales, porque las personas con Asperger no pueden, por ejemplo, mantener conversaciones más íntimas. También se dan algunos problemas en el habla y no es inusual que los adultos tengan una voz rígida (a veces denominada "robótica") o repetitiva. Del mismo modo, les resulta más complicado moderarla en ciertos entornos, como en una biblioteca.

Otro rasgo son las habilidades verbales excepcionales, ya que los adultos pueden tenerlas muy desarrolladas, algo que puede traducirse en un vocabulario muy amplio, especialmente en áreas de interés. Además existen capacidades disminuidas, como son las no verbales, que se encuentran por debajo del promedio. Por ejemplo, no son capaces de captar gestos con las manos, expresiones faciales o lenguaje corporal. También es muy típico en este grupo la falta de contacto visual.

Otros síntomas pueden incluir la torpeza, con dificultades de coordinación motora, que son significativamente más comunes en adultos con trastorno del espectro autista. Estos problemas pueden aparecer a la hora de realizar tareas como sentarse, caminar correctamente e incluso atarse los zapatos o abrir un sobre. La obsesión se puede contemplar en otros casos, y no es raro que las personas tengan hiperfocus como síntoma. 

Estos son los trastornos que los mayores pueden tratar en la Unidad del Sueño

Síntomas positivos

Las personas con este síndrome también pueden experimentar síntomas que se consideran beneficiosos o útiles. Por ejemplo, como hemos visto anteriormente, los adultos a menudo tienen una notable capacidad de concentración y es posible que puedan centrarse en un hecho o actividad, especialmente si les interesa, durante largos períodos de tiempo. Del mismo modo, su atención al detalle puede hacerlos especialmente eficaces resolviendo asuntos complejos.

¿Cómo se diagnostica en adultos?

Actualmente, no existe una prueba específica que pueda diagnosticar el síndrome de Asperger en adultos y tampoco criterios diagnósticos. Los trastornos del espectro autista se suelen diagnosticar en la primera infancia y cada vez es menos común que se llegue a la edad adulta sin una valoración de autismo si se muestran signos o síntomas.

Si se sospecha que un adulto tiene algún trastorno vinculado al autismo, es necesario explicar los síntomas con el médico de cabecera. Este derivará a la persona en cuestión a un especialista, como un psicólogo o psiquiatra, que puede evaluar los comportamientos y determinará si tiene Asperger u otro desorden.

0

No hay comentarios ¿Te animas?