Preguntas

Qué factores desencadenan la retención de líquidos

Teresa Rey

Domingo 21 de julio de 2019

2 minutos

Un dieta rica en sal puede estar detrás de su aparición, así como la falta de actividad física

Qué factores desencadenan la retención de líquidos (Bigstock)

La retención de líquidos o edema se produce por una acumulación de líquidos en diversos tejidos del cuerpo que se ubican bajo la piel y que están fuera del sistema circulatorio. Puede afectar a cualquier parte del organismo, pero donde más se suele apreciar es en los brazos, las manos, los pies o los tobillos, que se muestran hinchados. En ocasiones se observa en el rostro y en el abdomen también, conociéndose como ascitis. Como se puede producir por diversos motivos, antes de poner un tratamiento, el médico debe evaluar qué lo ha desencadenado.

Causas de la retención de líquidos

Detrás de un edema pueden estar los embarazos, pero también una dieta desequilibrada y muy abundante en sal. La falta de movilidad, es decir, permanecer mucho tiempo sentado o de pie, y no hacer ejercicio con regularidad puede favorecer su aparición.

Puede ser consecuencia de la ingesta de determinados medicamentos como corticosteroides, hormonales, antinflamatorios no esteroideos (AINE), o algunos destinados a controlar la presión arterial. Algunos tipos de cáncer lo pueden propiciar en especial el de riñón, hígado u ovario, explican desde la Sociedad Americana de Oncología Clínica.

Una deficiencia de proteínas en la dieta durante un tiempo prolongado, o problemas con el sistema linfático, pueden ocasionar del mismo modo retención de líquidos.

Otros síntomas y tratamiento

Además de la hinchazón, se experimentan otras molestias que se aprecian en la piel, mostrándose más tensa o brillante. Al presionarla veremos que se forma una especie de hoyuelo o hendidura tras unos segundos.

En ocasiones, se puede tener dificultad para respirar, sentir que nos falta de aire o dolor en el pecho, en cuyo caso debemos de acudir con inmediatez al médico. A la par podemos tener otras manifestaciones como menos ganas de orinar, aumento de la sensación de pesadez o de peso y, en general, una disminución en la flexibilidad de las articulaciones.

Se puede tratar con medicamentos, pero al mismo tiempo el profesional de la salud evaluará su procedencia para adoptar medidas adicionales. En consecuencia, lo más probable es que si la retención de líquidos se deriva de una dieta inapropiada, se recomiende reducir el consumo de sal y  a la par practicar actividad física con regularidad. En ocasiones se puede recomendar el uso de medias de compresión, y algún masaje especial con el fisioterapeuta.

0

No hay comentarios ¿Te animas?