Preguntas

¿Qué hay de verdad y mentira respecto al microondas?

Teresa Rey

Miércoles 3 de abril de 2019

2 minutos

Este electrodoméstico está rodeado de varios mitos, pero en general es seguro para cocinar

Qué hay de verdad y mentira respecto al microondas (Bigstock)

El horno microondas hoy en día es casi un imprescindible en la cocina de cualquier hogar. Es rápido, cómodo y muy útil para el ritmo de vida que llevamos en la actualidad, además de ser una alternativa para hacer platos tan suculentos como empleando otras técnicas culinarias. Su descubrimiento fue fruto de la casualidad cuando el ingeniero estadounidense Percy Spencer realizaba una investigación sobre el radar alrededor del año 1964. Estaba probando un tubo al vacío y vio que una chocolatina se derretía, esto le llamó la atención y decidió hacer más experimentos. Colocó unas semillas de maíz para palomitas y ¡voilà! comprobó que se hinchaban y cocían. Luego probó con un huevo de gallina y después decidió que podría intentar calentar otros alimentos. Al principio el invento no tuvo mucho éxito, hasta que evolucionó y se convirtió en lo que hoy conocemos. Pero, tras tantos años de uso el microondas se ha rodeado de muchos mitos, ¿qué hay de verdad y de mentira en cada uno de ellos?

Fugas de radiaciones electromagnéticas

Esto es un mito, siempre que el microondas se encuentre en buen estado no tienen por qué suceder. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en un análisis de seguridad efectuado por esta entidad la emisión de microondas al exterior es prácticamente nula. De igual modo, tal y como indica el estudio Horno microondas, su funcionamiento, mitos y realidades, y una medida de la velocidad de la luz, realizado por Rodolfo Restepro y Mario Andrés Cadavid, las ondas que emite este aparato no son muy energéticas y su rejilla milimétrica impiden que se escapen.

Microondas y nutrientes

Tampoco hay suficiente evidencia científica para aseverar que las radiaciones inciden en los alimentos y los modifican nutricionalmente. En general, el tipo de cocción siempre produce alguna modificación en la estructura química de los productos. Por otro lado, hay quien asevera que cuanto menos tiempo se cocinen los alimentos más se preservan sus propiedades, pero según algunos expertos no hay suficientes estudios para hacer afirmaciones en uno u otro sentido.

Hervir agua es peligroso

Esto sí es cierto. El agua no se hierve igual en este electrodoméstico, no aparecen las burbujas que sí lo hacen cuando usamos métodos convencionales. Esto puede ocasionar que al sacar el recipiente se produzca una ebullición por el contraste con la temperatura exterior o por un cambio del líquido a otra superficie y provocar quemaduras. Por lo tanto, utilizar el microondas para este fin no es recomendable.

No se pueden usar plásticos

También es una afirmación verdadera. Algunos de los componentes de los plásticos pueden traspasarse a la comida si los empleamos para calentarla en el microondas. Por ello, o bien recurrimos a recipientes de plástico aptos para el microondas o bien los utilizamos de vidrio, que no suponen ningún riesgo para la salud.

Por último, desde la OCU desmienten también que el microondas se puede utilizar para comprobar si nuestro móvil emite radiaciones.

0

No hay comentarios ¿Te animas?