Preguntas

¿La dieta del grupo sanguíneo puede resultar beneficiosa para los mayores?

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Domingo 29 de diciembre de 2019

3 minutos

Nutricionistas y expertos no avalan este patrón alimenticio al no tener una evidencia saludable

¿La dieta del grupo sanguíneo puede resultar beneficiosa para los mayores?

Es uno de los propósitos que queremos cumplir cada año: bajar esos kilos de más. Si no tenemos fuerza de voluntad y no nos gusta mucho sudar la camiseta haciendo deporte, puede que nos animemos a probar alguna de las llamadas dietas milagro. Pautas de alimentación con "poderes divinos" que nos prometen tener una figura envidiable sin apenas darnos cuenta y sin hacer muchos esfuerzos.

¿La última que hemos conocido? La dieta del grupo sanguíneo, que te marca qué comer según tu tipo de sangre. Vamos a conocerla y comprobar si es adecuada para una persona mayor.

¿En qué consiste este tipo de dieta?

Se trata de un régimen muy sencillo. En términos generales, se basa en los diferentes tipos de sangre: A, B, AB y 0. Así, según el grupo sanguíneo de cada individuo se comerán unos alimentos u otros, ya no solo para adelgazar, sino para gozar de una buena salud como indican sus seguidores, algunos de ellos personajes famosos del cine o la televisión. Su precursor en los años 80 fue el naturópata J. D'Adamo, que defendía que "aquel alimento bueno para algunos, puede ser veneno para otros", en relación a esta dieta que más tarde desarrolló y acuñó su propio hijo. Ellos mismos defienden que en apenas un mes, "el cuerpo notará cambios significativos en la salud".

Al contrario que estos, nutricionistas como Juan Revenga (@juan_revenga) desconfían de este tipo de pautas, ya que no cuentan con ningún rigor científico ni resultan saludables, como también defienden todo tipo de estudios. Por lo tanto, a su juicio, no resulta adecuada seguirla a pies juntillas, mucho menos si se es una persona mayor.

¿La dieta del grupo sanguíneo puede resultar beneficiosa para los mayores?

Pero ¿qué podemos comer en cada caso? ​Actualmente existen más tipos de sangre que los que originalmente descubrió el biólogo Karl Landsteiner en el siglo XIX, pero los mayoritarios son los grupos A, B, AB y O. Así pues, teniendo esto claro, la pauta en cada caso y según sus características específicas sería:  

  • Los que pertenecen al grupo 0 (el cazador) deberían seguir una dieta alta en proteínas animales, sobre todo de productos de caza. Es decir, más carne y grasa y menos legumbres, maíz o trigo ya que no lo toleran bien, según los creadores de esta dieta.
  • Para los del A (el recolector-agricultor), una pauta vegetariana sería lo más acertado, con pescado, fruta y verdura. Es decir, nada de carne ni de lácteos, ya que no resultan adecuados. 
  • Mayor presencia de lácteos si eres del tipo B (el ganadero), así como de carnes magras como el conejo o la perdiz. 
  • Por último, las personas cuya sangre sea AB deben seguir una mezcla de las dos anteriores, pero con algunas consideraciones debido a que su aparato digestivo es más "frágil", según D'Adamo. Por tanto, lo suyo es la col rizada, el tofu, el queso, el yogur, la piña, el atún o la merluza.

"Sin duda, estamos ante una dieta milagro que trata de engañar al público con bases infundadas y no demostrables", recuerdan los nutricionistas y médicos del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (@IMEO_es). Una opinión apoyada desde el propio Ministerio de Sanidad (@sanidadgob), que hace unos años hizo una revisión de las dietas milagro más frecuentes y esta se encontraba entre ellas.

¿La dieta del grupo sanguíneo puede resultar beneficiosa para los mayores?

El peligro de las dietas sin fundamento

Como defienden estos expertos, estas recomendaciones milagrosas lo único que consiguen es que se haga una restricción calórica muy severa, que al final conduce a que esa persona tenga carencias nutricionales que no se pueden mantener con el tiempo y son peligrosas. Especialmente cuando hablamos de personas mayores, que deben seguir una dieta equilibrada durante esos años. Todo lo contrario a la pauta alimentaria que hoy nos atañe, que lo único que hace es provocar alteraciones metabólicas y que estos reciban un menor aporte de vitaminas y minerales. 

Además, los profesionales antes mencionados insisten en que existe un problema añadido. Estas dietas favorecen posteriormente una recuperación muy rápida del peso perdido, lo que se conoce como el efecto rebote. Y eso por no hablar de que pueden desencadenar trastornos del comportamiento alimentario como anorexia o bulimia, así como otro tipo de efectos psicológicos negativos. 

Si de verdad quieres perder peso...

Visita a un médico y a un nutricionista. Eso es lo primero que debes hacer, ya que serán los que te marcarán una pauta saludable para quitarte esos kilogramos de más de tu cuerpo. Recomendaciones que, por mucho que nos cueste, pasan por mantener una alimentación sana y equilibrada, hacer ejercicio de forma regular cada semana y adoptar una serie de buenos hábitos para la salud de tu organismo.

Esta es la verdadera dieta milagro: la que te prescribe que te alejes del sedentarismo, del abuso de procesados y grasas, del consumo desmedido de bollería industrial o de las bebidas gaseosas. Es decir, no prohíbe ciertos alimentos, solo aconseja reducir su consumo a momentos puntuales. Y es que, como te dirá tu nutricionista, tachar de tu lista de la compra ciertos alimentos o grupo de alimentos es uno de los grandes errores de cualquier dieta milagrosa y una de las evidencias más claras de porqué se las llama de esta manera

0

No hay comentarios ¿Te animas?