Preguntas

Ganglios linfáticos inflamados en mayores: ¿por qué se producen y cuál es su tratamiento?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 23 de febrero de 2020

1 minuto

Son fundamentales para que el organismo haga frente a las infecciones de distintos patógenos

Ganglios linfáticos inflamados en mayores por qué se producen y cuál su tratamiento
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 23 de febrero de 2020

1 minuto

Los ganglios linfáticos o glándulas linfáticas cumplen un papel fundamental para que el organismo para haga frente a las infecciones. Se encuentran a lo largo de todo el cuerpo y actúan como filtros, atrapando virus, bacterias y otros microorganismos antes de que se extiendan y nos afecten de forma perniciosa perjudicando nuestra salud. Se hallan sobre todo en la cabeza y el cuello, por eso cuando se inflaman las zonas más afectadas son estas, pero también se producen alteraciones bajo el mentón, en las axilas, el pecho, tras los orejas, en el abdomen y las ingles.

Dónde están

Estos elementos, que tienen forma de judía, forman parte del sistema linfático, uno de los sistemas de defensa contra las infecciones y otras patologías como el cáncer. Este sistema está formado por la linfa un líquido compuesto de agua, leucocitos, proteínas y grasas que salen de los vasos sanguíneos y se sitúan en el espacio intercelular. Parte de ese líquido lo absorben los vasos sanguíneos y resto se distribuye en los vasos linfáticos.

La linfa pasa a través de los ganglios linfáticos que es donde se retienen y se destruyen las células alteradas, los microorganismos infecciosos y las células malignas. Cuando hay demasiados gérmenes o las células dañadas son muchas es cuando se los ganglios se inflaman, y en ocasiones los propios patógenos generan una infección en su interior.

Normalmente los que presentan inflamación son los que se ubican en el cuello, axilas e ingle. Cuando se produce esta alteración el cuerpo nos está avisando de que hay algo que no está funcionando como debería. A este trastorno se le conoce como linfadenopatía.

dolor en el cuello por mala postura corporal (Creative commons)

Lo primero que se sentirá es dolor y sensibilidad en la parte que se encuentre perjudicada. Y se suele notar un bulto pequeño del tamaño de un guisante o a veces mayor.

Las causas de la hinchazón pueden ser diversas, y es por ello que a veces se acompañan de otras manifestaciones como dolor de garganta, mucosidad o fiebre. En general, alteraciones que tienen que ver con las vías respiratorias altas. Si todos los ganglios linfáticos que se extienden a lo largo del cuerpo están inflamados entonces puede ser consecuencia de alguna patología grave como VIH o mononucleosis, o trastornos inmunitarios con la artritis reumatoide o el lupus.

Es posible presentar una sudoración excesiva por la noche y si notamos que están muy duros, no se mueven y que crecen rápido, pueden estar indicando la presencia de un tumor. Algunos tipos cáncer en los que suele acontecer este problema son linfomas, leucemias y en los que se producen metástasis en los propios ganglios linfáticos.

Causas más frecuentes

Las causas más comunes de este trastorno son infecciones en las vías respiratorias altas, es decir, las que provocan los virus del resfriado común o en los tejidos cercanos a estos elementos. Los casos más graves, como ya hemos visto, pueden estar indicándonos de que existe un tumor, una infección por VIH e incluso tuberculosis.

Los principales síntomas de alarma vienen determinados por el tamaño del ganglio, por ejemplo, si supera los 2,5 cm o más de diámetro, si está duro o drena pus. Si hay fiebre o una pérdida peso inexplicable también deberemos acudir al médico a que nos haga una evaluación.

Así pues hay que acudir a la consulta si surgen sin un motivo que los justifique, se van haciendo cada vez más grandes y permanecen así durante más de dos semanas. Si al tocarlos resultan duros al tacto y no se desplazan si los presionas. Además hay que ver si aparece fiebre, una pérdida de peso rápida e inexplicable y sudoración nocturna.

Las diferencias entre virus y bacterias y la peligrosidad en cada caso en personas mayores

Exploración

Lo primero que hará el facultativo es hacer un repaso de nuestra historia clínica así como una exploración física con palpación allí donde esté la zona inflamada. Nos mandará también un análisis de sangre completo y tal vez alguna radiografía o una tomografía computarizada que ofrezca una imagen más precisa de cómo se encuentra la zona alterada. Las biopsias son otras de las pruebas contempladas en estos casos. Normalmente estas se efectúan si pasadas tres o cuatro semanas los ganglios no han vuelto a la normalidad.

Cuando el motivo desencadenante de la inflamación es una infección de tipo vírico, lo más probable es que esta desaparezca cuando se cure. De modo que tendremos que esperar a que remita esta patología común. De hecho en la mayoría de los casos, la causa que está detrás es una infección cutánea o de las partes blandas próximas o una infección vírica que no revierte gravedad y que con el tiempo irá remitiendo.

Si se debe a una bacteria será necesario administrar antibióticos, para eliminar esta y espera a que la hinchazón se rebaje una vez desaparezca la bacteria. Ante la presencia de alguna otra enfermedad el tratamiento se dirigirá a abordar esta, ya sea lupus, artritis reumatoide o cáncer.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?