Preguntas

¿Cuáles son los riesgos de la somatización de las emociones en las personas mayores?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 26 de febrero de 2020

4 minutos

Al tener este trastorno, los problemas psíquicos se materializan en varios síntomas orgánicos

Los riesgos de la somatización de las emociones en los mayores

¿Tienes un dolor físico y no sabes el motivo o no hay aparentemente una enfermedad que la provoque? Entonces es posible que presentes un problema emocional y lo hayas trasladado de este modo y sin ser consciente a tu cuerpo. Esto es somatizar, es decir, “transformar problemas psíquicos en síntomas orgánicos de forma involuntaria”, según lo define el diccionario de la Real Academia de la Lengua.

Los pensamientos

Cuando sucede esto la persona afectada se siente incomprendida, pues ella piensa que realmente tiene una patología porque tiene una serie de síntomas y los médicos no son capaces de determinar cuál es. Este problema está identificado dentro de la especialidad de piscología como trastorno por síntomas somáticos, y se caracteriza por la manifestación de una serie de signos que pueden tener o no una explicación médica.

Generalmente el malestar suele aparecer asociado cuando se tiene algún tipo de pensamiento, y se trata de algo recurrente. Esta forma de reaccionar del organismo es un claro ejemplo de cómo el cuerpo y la mente se encuentran interrelacionados.

Cuántos pensamientos tenemos al día y cómo controlarlos

Un cuadro típico de trastorno somatomorfo es aquel en el que nos duele la cabeza, poseemos un cansancio generalizado por una exposición continuada a esa situación que nos genera estrés o nos encontramos agotados, además puede aparecer alguna contractura muscular. Alrededor del 50% de los pacientes psiquiátricos atendidos por los médicos generales presenta quejas somáticas, según se especifica en la Guía de Buena práctica en depresión y ansiedad, de la Organización Médica Colegial (OMC @OMC_Espana).

Este tipo de pacientes se caracterizan por poseer una gran cantidad de síntomas aunque con pocos signos clínicos, y muestran una preocupación desproporcionada por el caso además de alteraciones emocionales. Los afectados explican lo que les sucede con una gran carga emocional y a veces de una manera dramática y angustiada. Se trata además de personas que “presentan trastornos de relación interpersonal y no es infrecuente que exista una historia previa de enfrentamientos con otros profesionales médicos”, explican en la guía los expertos.

En ocasiones ocurre que personas que tienen trastornos más graves como pueden ser ansiedad, problemas de angustia o depresión se las etiqueta de somatizadores. Esto constituye un problema porque los pacientes no terminan de ser diagnosticados de forma eficaz, se les somete a numerosas derivaciones y al final se genera una gran insatisfacción.

Posibles causas

No se sabe exactamente por qué se da esta somatización, pero hay expertos que hablan del estrés creciente que se vive en la sociedad actual, como un posible desencadenante. De igual modo puede ocurrir con aquellas personas que sufren ansiedad de una forma permanente y que no ha aprendido a gestionar sus emociones de forma eficaz, acabe somatizando estas.  

Las causas principales que producen síntomas somáticos médicamente no explicados pueden se reducen a cinco, tal y como se especifica en el documento Emociones y síntomas físicos medicamente no explicados en mujeres y hombres adultos:   

Por procesos fisiológicos que están relacionados con reacciones emocionales intensas y que se mantienen en el tiempo, sobre todo si estas se reprimen y la persona no es capaz de identificarlas.

  • El refuerzo ambiental de la conducta enferma.
  • Elementos de autosugestión potenciados por creencias y expectativas culturales.
  • Cuando se produce una identificación con modelos enfermos.
  • Consecuencias ignoradas de variables ambientales y hábitos no saludables.
  • Se habla también de la influencia de factores genéticos, temperamentales y biológicos, además de experiencias infantiles de abuso y maltrato.
emociones y salud cardiovascular

Síntomas diversos

Los síntomas son variados pero por lo general se suele presentar dolor en alguna parte del cuerpo. También pueden aparecer reacciones alérgicas en la piel, molestias en las articulaciones, cansancio extremo, problemas digestivos… En las personas mayores en ocasiones resultan más difícil de identificar por las patologías que se asocian con la edad.

Las zonas que suelen manifestar más dolor son la espalda, el pecho, la cabeza, las articulaciones, en las relaciones sexuales, además de problemas gastrointestinales como diarreas o vómitos, náuseas…

Diversas investigaciones apuntan a que las mujeres son más propensas a somatizar las emociones que los hombres. Algunos estudios reflejan también que el número de féminas que manifiestan tener síntomas médicamente no explicables es mayor que el de hombres.

Después, el perfil somático varía también en función del género. En el sexo masculino son más comunes las reacciones físicas y motoras, además suelen externalizar más la agresividad. Aunque ellos se aíslan más ante la depresión y la ansiedad, lo que les genera sensaciones de parálisis y parestesias, mientras que a las féminas les genera trastornos del hambre. Las mujeres internalizan más el coraje o esa agresividad y lo manifiestan por medio de dolor o de síntomas gastrointestinales como al diarrea.

“Si las reacciones somáticas ante las emociones son más frecuentes en hombres, el reconocimiento de síntomas médicos ante las reacciones emocionales es más común en mujeres. Sobre todo la mujer es mucho más sintomática ante la ansiedad, sufriendo más dolor, problemas en la piel y alergias”.

0

No hay comentarios ¿Te animas?