Preguntas

¿Realmente duelen más los huesos por la humedad o el frío?

Marco Herrera

Foto: Bigstock

Miércoles 23 de octubre de 2019

2 minutos

La presión del aire puede afectar los huesos, como la humedad, las precipitaciones y la temperatura

¿Qué es la osteomielitis y cómo afecta a los mayores?

Es común culpar del dolor en las articulaciones a los cambios en el clima, y muchos médicos creen que las personas pueden sentir más dolor en las articulaciones en los días fríos y lluviosos. Pero la investigación sobre la conexión entre los dos no está clara. La presión del aire puede afectar las articulaciones, pero la humedad, la precipitación y la temperatura también podrían entrar en juego. Es difícil para los científicos determinar exactamente de qué se trata el clima que lleva a algunas personas a tener más dolor cuando hace frío, llueve o hay humedad.

Cómo afecta el clima a los huesos

Según la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, hay algunas teorías sobre la relación. Una es que las personas con dolor en las articulaciones, especialmente la artritis, pueden ser sensibles a los cambios en la presión barométrica. ¿Cómo? Podría ser que cuando el cartílago que amortigua los huesos dentro de una articulación se desgasta, los nervios en los huesos expuestos pueden captar los cambios en la presión.

Cuadro consejos para unos huesos fuertes. Maximiza tu bienestar, invierte en calidad de vida (big stock)

Otra idea: los cambios en la presión barométrica pueden hacer que los tendones, músculos y cualquier tejido cicatricial se expandan y contraigan, y eso puede crear dolor en las articulaciones afectadas por la artritis. Las bajas temperaturas también pueden hacer que el líquido dentro de las articulaciones sea más grueso, por lo que se sienten más rígidos. También la combinación de temperatura, exposición a la luz solar y humedad se correlaciona con el dolor articular en pacientes con artritis reumatoide.

Cómo aliviar el dolor articular relacionado con el clima

  • Cuando las temperaturas bajen, trata de mantenerte a una temperatura cálida. Date duchas o baños calientes, abrígate durante el día (incluidos guantes y calcetines gruesos), usa una manta eléctrica por la noche o aumenta el calor dentro de tu hogar.
  • Prueba un baño de parafina. Es una máquina pequeña que derrite la cera de parafina. Sumerges tus manos y pies, y luego dejas que la cera se endurezca en tu piel. Su cuerpo absorbe el calor, lo que puede aliviar las articulaciones doloridas. También puedes usar una almohadilla térmica en los puntos doloridos.
  • Pregúntale a tu médico acerca de los medicamentos para el dolor, como los antiinflamatorios no esteroideos.
  • Mantente activo y con un peso saludable. Intenta hacer ejercicio suave con las articulaciones, como el yoga o la natación. Esto te ayudará a desarrollar la fuerza muscular y ósea. Si sales a hacer ejercicio, primero haz estiramientos suaves.
  • No tenses las articulaciones si no es obligatorio. Pide ayuda para levantar peso.
  • Asegúrate de cuidar tu salud en general, como con una buena nutrición y dormir lo suficiente.
0

No hay comentarios ¿Te animas?