Preguntas

¿Cuántos tipos existen de quimioterapia para el tratamiento contra el cáncer?

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Martes 7 de enero de 2020

2 minutos

Se clasifican en función de su objetivo, su vía de administración o el radio de actuación

¿Cuántos tipos existen de quimioterapia para el tratamiento contra el cáncer?

Cuando nos enfrentamos a un cáncer, uno de los tratamientos terapéuticos para luchar contra esta enfermedad es la quimioterapia. Una técnica que se encarga de destruir esas células tumorales impidiendo su avance por el organismo y tratando de reducir, en la medida de lo posible, la evolución de esa enfermedad. Así, su fin puede ser curativo o paliativo para mejorar la calidad de vida de dicho paciente. 

Una función conocida por todos junto con los temidos efectos secundarios a los que se enfrentan esos pacientes. Unos síntomas más o menos intensos que en algunos casos desaparecen con el tiempo y que se producen debido la acción de estos medicamentos sobre aquellas células sanas donde también incide la quimioterapia, como explican desde la Asociación Española Contra el Cáncer (@aecc_es).

Pero lo que puede que no sea tan conocido es que hay distintos tipos de quimioterapia y cada uno de ellos se emplea para tratar un tumor distinto y en unas circunstancias determinadas.

No solo hay un tipo de quimioterapia: ¿qué tipos existen actualmente y para que sirve cada uno?

¿Conoceas las diferentes técnicas que existen?

Cuando se habla de los distintos tipos de quimioterapia que hay en la actualidad en los casos de cáncer podemos referirnos a esta clasificación previa:

Según el objetivo que se persigue con su administración

  • Quimioterapia adyuvante. Se aplica tras una cirugía como tratamiento complementario y se emplea en muchos tipos de tumores, como el de mama o de colon en sus estadios iniciales.
  • Quimioterapia neoadyuvante. En este caso, su aplicación es anterior a la operación quirúrgica o las sesiones de radioterapia, con el fin de evaluar la efectividad de ese tratamiento y reducir ese estado tumoral. Este tipo de terapia se emplea en cáncer de vejiga, esófago, laringe o sarcoma de huesos.
  • Quimioterapia de inducción o conversión. Cuando la enfermedad está ya avanzada, los especialistas se decantan por este tratamiento antes de iniciar cualquier otra técnica local para preparar el terreno afectado ante una posible operación. Es lo que ocurre en casos de algunas metástasis, por ejemplo, en el cáncer de colon. 
  • Quimioradioterapia. Se puede administrar a la vez que la radioterapia para potenciar los efectos de la misma.
  • Quimioterapia paliativa. En este caso no existe la posibilidad de curar ese tumor, ya que hay una metástasis a distancia. Se establece este tratamiento para mejorar, en la medida de lo posible, la calidad de vida del paciente.

Modo y vía de administración

Aquí, las diferencias se establecen en si la quimioterapia se aplica en forma de un único fármaco (recibe el nombre de monoterapia) o bien con la combinación de varios fármacos que tienen diferentes mecanismos de acción. Es lo que se conoce como la poliquimioterapia. 

Una administración que, a su vez, puede hacerse de forma intravenosa (la más frecuente) y para la que se emplea un catéter que se coloca bajo la piel o de forma oral por medio de una pastilla. En raras ocasiones, podemos hablar de una quimioterapia que se inyecta directamente en el propio cáncer, por así decirlo. Una administración a la que se recurre de forma experimental para tumores localizados en el cuello o la cabeza, por ejemplo. 

Según el mecanismo de acción 

Por último, los fármacos que forman parte de ese tratamiento de quimioterapia se dividen en dos grupos: los citotóxicos y los citostáticos. En los primeros, su objetivo es conocer la dosis más recomendada para cada tipo de tumor; mientras que los segundos tienen como fin valorar el efecto biológico que producen, así como la progresión o la capacidad para estabilizar esa patología tumoral.

0

No hay comentarios ¿Te animas?