Salud

¿Sabes qué son las enfermedades psicosomáticas?

Rosa María Torres

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 11 de diciembre de 2019

2 minutos

Las enfermedades psicosomáticas se refieren a la relación que existe entre el cuerpo y la mente

Enfermedades psicosomáticas

Cuando una persona padece determinados síntomas que, tras varios exámenes médicos, nadie puede explicar, se trata de una enfermedad psicosomática. Es decir, las enfermedades psicosomáticas no tienen una clara base biológica y, en muchas ocasiones, el enfermo consulta varios médicos, de los cuales ninguno puede diagnosticar una enfermedad. Por eso, se dice que son una forma de expresar un malestar psicológico a través del cuerpo y unos síntomas físicos.

De esta manera, se definen como enfermedades reales, pero provocadas por trastornos psicoafectivos. Además, a día de hoy, constituyen el 25% de las consultas médicas. Entonces, de igual forma que las enfermedades influyen en el estado de ánimo y provocan temor, miedo o preocupación, algunos problemas psicológicos pueden desencadenar molestias físicas.

Estrés y su relación con la enfermedades psicosomáticas

Los síntomas más frecuentes suelen ser cansancio crónico, dolor en las articulaciones, migrañas o colón irritable. Sin embargo, al estar ocasionadas por la mente, suelen ser dolencias silenciosas y resulta muy complicado hacer un diagnóstico correcto si no se tratan como enfermedades reales. Afortunadamente, reducir el estrés puede aliviar el problema. En otros casos, combinar la medicina y las terapias psicológicas puede ayudar al paciente a afrontar la enfermedad psicosomática que padece de manera más efectiva.

Sin embargo, en algunas ocasiones, debido a la falta de tiempo en las consultas médicas y al difícil diagnóstico de dichas afecciones, los métodos tradicionales tienden a centrarse casi exclusivamente en los síntomas físicos y olvidan la verdadera causa del problema

La importancia de controlar la ansiedad y el estrés

Tal y como acabamos de ver, dos de las causas que impiden una pronta recuperación son el estrés y la ansiedad. En este sentido, ambos pueden dar lugar a enfermedades físicas o alteraciones en el funcionamiento de algunos órganos, una terrible situación que se produce por la mala gestión de las emociones.

Si una persona interpreta algo como una amenaza, sentirá ansiedad. Esta reacción puede dar lugar a síntomas como dolor de estómago y de cabeza, tensión muscular, infecciones, palpitaciones o enfermedades respiratorias. Por eso, las personas con tendencia a la depresión son más propensas a sufrir enfermedades crónicas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?