Salud

Remedios caseros para aliviar el dolor de garganta

Rosa María Torres

Martes 10 de diciembre de 2019

4 minutos

En la mayoría de ocasiones, el dolor de garganta mejora sin la necesidad de consumir antibióticos

Dolor de garganta (bigstock)
Rosa María Torres

Martes 10 de diciembre de 2019

4 minutos

Nadie se libra del dolor de garganta, presente en cualquier época del año. Es una molestia habitual que empieza con una sensación de aspereza y termina con dolor al tragar, entre otros síntomas. Además, suele ser el primer signo de que has cogido un buen resfriado. Por eso, en muchas ocasiones, el dolor de garganta es consencuencia de una infección viral, en cambio otras veces es más leve y desaparece por sí solo.

Por suerte, existe una larga lista de remedios caseros que, sin evidencia científica, han demostrado aliviar multitud de molestias. Eso sí, mientras dure el dolor, debes intentar no fumar ni estar en contacto con el humo del tabaco, evitar los cambios bruscos de temperatura, lavarte las manos con frecuencia y no forzar la voz. Bajo esta premisa, ¿a qué remedios puedes recurrir para calmar el dolor de garganta?

Sopas calientes

Tomar sopas y consomés calientes puede ser muy eficaz para aliviar las molestias de garganta. Por ejemplo, los de pollo y vegetales son los más recomendados pues, además, puedes aprovechar los nutrientes de dichos ingredientes. Por el contrario, debes dejar de lado los de tomate debido a su grado de acidez. Lo mismo ocurre con aquellos que contienen lácteos, ya que favorecen la mucosidad.

Sopa caliente para el dolor de garganta (bigstock)

Hacer gárgaras

Introduce media cucharada de sal en un vaso de agua templada (es muy importante que no esté muy caliente), después toma un sorbo, inclina la cabeza hacia atrás y haz gárgaras durante 10 segundos, aproximadamente. Gracias a la sal, los gérmenes desaparecerán poco a poco y ayudarás a desinflamar la garganta.

Hazlo como máximo tres veces al día, pues un exceso puede resecar las membranas mucosas y conseguir el efecto opuesto al deseado. Y, por supuesto, nada de tragarse la mezcla. La manzanilla también es una buena alternativa, aunque en términos generales cualquier líquido relaja mucho la garganta.

La miel

Como bien es sabido, la miel es muy efectiva para aliviar el dolor de garganta. Puedes tomar unas cucharadas y dejar que repose en la parte posterior de la boca o si es demasiado dulce, verter un poco de cantidad en un vaso de leche caliente. Sus propiedades convierten la miel en un antiséptico muy eficaz contra las infecciones. También va muy bien para la sinusitis, las anginas o los resfriados.

Miel para el dolor de garganta (bigstock)

Una ducha de agua caliente

Darse una ducha a una temperatura que oscile entre los 36 y los 38 grados relaja los músculos y reduce las molestias, además de hidratar la garganta y humedecer las mucosas respiratorias. El objetivo es evitar la sequedad ambiental gracias al vapor que genera la ducha.