Salud

El sarcoma de Ewing que se ha llevado a Aless Lequio, un cáncer raro más común en jóvenes

65ymás

Miércoles 13 de mayo de 2020

3 minutos

Se produce en los huesos o en el tejido blando alrededor de ellos

El sarcoma de Ewing que se ha llevado a Aless Lequio, un cáncer raro más común en jóvenes

El sarcoma de Ewing, la enfermedad que se ha llevado este miércoles a Aless Lequio, hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, a los 27 años, es un tipo raro de cáncer que se produce en los huesos o en el tejido blando alrededor de los huesos y que es más común en niños y adolescentes.

Suele comenzar en los huesos de la pierna y en la pelvis, pero puede ocurrir en cualquier hueso, tal y como explica Mayo Clinic. Con menos frecuencia, comienza en los tejidos blandos del pecho, el abdomen, las extremidades u otros lugares.

Los grandes avances en el tratamiento del sarcoma de Ewing han ayudado a mejorar las perspectivas de las personas con este cáncer. Una vez finalizado el tratamiento, se recomienda el control de por vida para observar los posibles efectos tardíos de la quimioterapia y la radiación intensas.

Incidencia

Si los sarcomas óseos son poco frecuentes, el sarcoma de Ewing lo es aún más, asegura la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). En niños y adolescentes es el segundo sarcoma óseo en frecuencia. Se estima una incidencia anual del 2.93 casos / 1,000,000 habitantes.

La prevalencia más alta la encontramos en la segunda década de la vida con hasta 9-10 casos por millón de habitantes y año. Es raro su presentación en menores de 5 años y mayores de 30 años. Es discretamente más frecuente en varones.

Síntomas

Estos son algunos de los signos y síntomas del sarcoma de Ewing:

  • Dolor, hinchazón y sensibilidad cerca del área afectada
  • Dolor de huesos
  • Cansancio sin causa aparente
  • Fiebre sin causa conocida
  • Pérdida de peso sin intentarlo

Causas

No está claro qué causa el sarcoma de Ewing.

Los médicos saben que el sarcoma de Ewing comienza cuando una célula desarrolla cambios en su ADN. El ADN de una célula contiene las instrucciones que le dicen a una célula qué hacer. Los cambios le dicen a la célula que se multiplique rápidamente y que siga viviendo cuando las células sanas normalmente morirían. El resultado es una masa (tumor) de células anormales que puede invadir y destruir el tejido corporal sano. Las células anormales pueden desprenderse y propagarse (hacer metástasis) por todo el cuerpo.

En el sarcoma de Ewing, los cambios en el ADN afectan más a menudo a un gen llamado EWSR1. Si el médico sospecha que tienes un sarcoma de Ewing, tus células cancerosas pueden ser examinadas para buscar cambios en este gen.

Factores de riesgo

Estos son algunos de los factores de riesgo del sarcoma de Ewing:

  • La edad. El sarcoma de Ewing puede aparecer a cualquier edad, pero es más probable que se presente en niños o adolescentes.
  • La ascendencia. El sarcoma de Ewing es más común en personas de ascendencia europea. Es mucho menos común en personas de ascendencia africana y asiática.

Complicaciones

Las complicaciones del sarcoma de Ewing y su tratamiento incluyen las siguientes:

  • Cáncer que se disemina (metastatiza). El sarcoma de Ewing puede propagarse desde donde comenzó a otras zonas, lo que dificulta el tratamiento y la recuperación. Se propaga con mayor frecuencia a los pulmones y a otros huesos.
  • Efectos secundarios del tratamiento a largo plazo. Los tratamientos intensivos necesarios para controlar el sarcoma de Ewing pueden causar efectos secundarios sustanciales, tanto a corto como a largo plazo. Tu equipo de atención médica puede ayudarte a controlar los efectos secundarios que ocurren durante el tratamiento y proporcionarte una lista de efectos secundarios que debes controlar en los años posteriores al tratamiento.

Superviviencia

La supervivencia del sarcoma de Ewing ha ido en aumento en los últimos años, gracias al progreso de los tratamientos multimodales, es decir, aquellos que combinan quimioterapia, cirugía y radioterapia. De esta forma se ha pasado de una supervivencia a los 5 años del 44 % al 68 % (localizados) y a los 10 años del 39% al 63%. También se ha observado una mejoría en los casos metastásicos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?